Esta semana la dedicamos a la cebolla, otro tesoro de la huerta de Disfruta & Verdura.

Se cree que el origen de esta hortaliza de bulbo se encuentra en las zonas templadas de Asia Central, y parece que fue una de las primeras plantas que los hombres empezaron a cultivar. Los griegos y los romanos ya la usaban para cocinar.

Las cebollas crecen bien en casi todos los climas. Son notablemente resistentes al frío, aunque sus bulbos necesitan temperaturas altas para formarse. Existen numerosas variedades, que se diferencian entre otras cosas por su ciclo de cosecha (corto, medio o largo) y por su color (dorada, blanca, roja, violácea…).

 

Propiedades de la cebolla

Posee un alto valor alimenticio y se le atribuyen, además, importantes propiedades curativas. Es un alimento tónico, diurético, digestivo y con propiedades antirreumáticas. Destaca por su contenido en hierro, calcio, potasio, magnesio, silicio y fósforo. Además, tiene varias vitaminas del grupo B, así como la A y la C. Se dice que el consumo de cebolla es beneficioso para el sistema cardiovascular, para la próstata y también para los huesos.

 

Verdura literaria

Al igual que la alcachofa, a la que Neruda dedicó una de sus odas, las cebollas han inspirado varias composiciones poéticas. Una de las más conocidas y hermosas es “Nanas de la cebolla”, de Miguel Hernández. Así es como empieza: “La cebolla es escarcha cerrada y pobre. Escarcha de tus días y de mis noches. Hambre y cebolla, hielo negro y escarcha grande y redonda.” Este poema de 1939 fue musicado en los años 70 por Alberto Cortez y cantado por Serrat. La premio Nobel de Literatura 1996, la poetisa polaca Wislawa Szymborska, también dedica uno de sus poemas, titulado “La cebolla” (1976), a nuestra amiga. La escritora nos la describe de esta singular manera: “La cebolla es diferente. De vísceras, es carencia. Es cebolla hasta la médula, a la cebollil potencia. Cebolluda hasta el meollo,
acebollada por fuera…”

 

La cebolla en la cocina

Existen diferentes tipos de cebollas, de diferente forma, color y sabor. La versatilidad de la cebolla en la cocina es lo que le hace ser un ingrediente indispensable en todas las cocinas. Se puede consumir en crudo o cocinadas y como elemento principal de una receta (sopa de cebolla, aros de cebolla, etc.) o como acompañamiento en bocadillos, ensaladas, carnes, pescados, pastas…. Es básico en sofritos y es la base de guisos, salsas, arroces… ¡Caramelizada, frita o en tempura también está deliciosa!

 

Otros usos

La cebolla es muy práctica también fuera de la cocina. Pueden servir para limpiar los restos de grasa quemados de sartenes , ollas e incluso de la parrilla de las barbacoas. También sirven para limpiar el óxido de metales, manchas de ceniza, manchas en la ropa, dar brillo a los zapatos y para evitar escarcha en los vidrios. ¡Sin dudas es una hortaliza multiusos!

 

Receta: sopa de cebolla

Ingredientes: (para 6 personas)cebolla

  • ¾ de kg de cebollas
  • 50 gr de mantequilla
  • 1,5 litros de caldo de pollo y verduras
  • 2 cucharadas de harina
  • Sal y pimienta
  • Coñac
  • Picatostes
  • 200 gr de gruyere rallado

Preparación:

  1. Pela y corta las cebollas en aros finos. Sofríelos en una cazuela grande con la mantequilla fundida.
  2. Cuando empiecen a coger color, añade la harina, un poco de sal y mezcla bien.
  3. Agrega el caldo y una copita de coñac. Cuando empiece a hervir baja el fuego y deja que se reduzca lentamente (20-30 minutos).
  4. Sirve la sopa en cuencos individuales resistentes a altas temperaturas, añade unos picatostes, pimienta y gruyere rallado, y ponlo unos instantes en el horno para gratinar el queso. Sírvelo muy caliente.

 

¡Comparte con nosotros tu receta favorita con cebollas!

Un comentario en “¡Qué grande eres, cebolla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *