Para los empleados que quieran cuidar de su salud es a veces difícil adoptar una alimentación equilibrada en su lugar de trabajo. Por ahora, son pocas las empresas que tienen una comunicación consistente y perenne sobre alimentación saludable pero cada vez son más las que incorporan programas para cuidar a sus empleados.

Contra el absentismo laboral: una política de empresa a favor de una alimentación saludable

Uno de cada tres empleadores constata que el absentismo sigue aumentando y considera que incluso que prevenir o reducirlo es uno de los principales retos para los responsables de recursos humanos en los próximos años. A pesar de ello, muchos responsables reconocen que podrían tener una política más activa. Para la empresa promover hábitos alimenticios saludables en el trabajo es un remedio probado contra el absentismo laboral.

Una alimentación equilibrada ofrece la energía que necesitan empleados o compañeros de trabajo a lo largo de su día. Unas comidas equilibradas permiten evitar que caiga la atención por bajones puntuales y así prevenir situaciones peligrosas. Además una alimentación sana no es solamente algo positivo para el bienestar de los empleados, tiene igualmente un papel importante para su disponibilidad a largo plazo. Todo ello tiene consecuencias positivas para la productividad de la organización en su conjunto.

Cada vez, más empresas incorporan más programas saludables para cuidar a sus empleados. Estos programas deben formar parte de las políticas de la empresa, mantenerse en el tiempo y ser evaluados para comprobar los resultados.

¿Qué medidas podemos tomar?

Se trata de ser muy concreto a la hora de establecer unas recomendaciones de alimentación.

1. Por ejemplo la empresa puede recomendar adecuar la alimentación al tipo de trabajo que se desarrolle:

  • En trabajos sedentarios, cuidado con un incremento extra de calorías.
  • En trabajos de fuerte esfuerzo físico la dieta debe contener cantidad suficiente de calorías  para compensar el gasto de energía que conlleva la actividad.
  • En trabajos exigentes psíquicamente, lo importante es que la dieta lleve todos aquellos nutrientes que permiten un buen funcionamiento del sistema nervioso.
  • En trabajos con horarios especiales (turnos de noche, por ejemplo) la empresa ha de transmitir que lo más importante es adaptar su alimentación al horario laboral.
  • En trabajos donde es necesario comer fuera de de la oficina o de casa, se recomienda tener claros unos conocimientos básicos para escoger el menú más apropiado y saludable. La empresa puede también ofrecer vales de comida en los restaurantes que ofrecen menús más equilibrados.

2. Por otra parte, talleres, charlas, reuniones informativas pueden dar la oportunidad de abordar temas como: equilibrar tu plato; alimentación sana y estilo de vida; ¿cómo comprar alimentos saludables?

3. Además la empresa puede ofrecer bebidas y snacks saludables en la oficina. Proponer una variedad de frutas gratuita y agua es una alternativa interesante a los snacks, el vending o las bebidas ricas en calorías.

4. A la hora de comer, será beneficioso para la plantilla si la empresa pone a su disposición un espacio de comida común: cuando los compañeros están presentes, 1 empleado sobre 10 come más saludable y más despacio, lo que facilita la sensación de saciedad. Con un espacio habilitado para comer y una inversión en pequeños electrodomésticos (microondas, nevera o cocina), los empleados podrán preparar o asegurar la conservación de alimentos frescos en condiciones óptimas.

¿Y tú, tienes una política de promoción de la alimentación saludable en tu empresa? ¿Recomiendas algunas medidas para reducir el absentismo laboral?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *