La buena salud de los empleados afecta directamente a los buenos resultados de las empresas. Cada euro invertido en mejorar la salud de su plantilla reporta seis euros a la empresa. ¡No se debe tratar como un gasto, debe tratarse como una inversión! Invertir en salud es invertir en el bienestar de sus empleados. Una política de alimentación saludable en la empresa ofrece la calidad de vida que necesitan los empleados en su lugar de trabajo. Detallamos aquí algunos puntos que pueden mejorar la salud de la plantilla.

Luchar contra el estrés

Una de las principales amenazas que afecta a la salud de los empleados y de los mismos empresarios es el estrés laboral. “El estrés laboral afecta en España a más del 40% de los trabajadores asalariados y a cerca del 50% de los empresarios, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además, esta enfermedad provocó el 7% de las bajas laborales en 2008, altas tasas de rotación y el 50% del absentismo no justificado en la empresa, algo que, a su vez, hace mella en la productividad empresarial.”(1)
Comer bien permite luchar contra el estrés. En especial, las frutas contienen vitaminas y minerales que ayudan a mantener el buen funcionamiento del sistema nervioso. De este modo, ante una situación de estrés, el sistema nervioso podrá actuar de la mejor forma posible.

Reducir el absentismo laboral

Una de las principales causas del absentismo laboral es la salud de los empleados. Prevenir las enfermedades pasa por una alimentación equilibrada, que ofrecerá la energía que necesitan los empleados a lo largo de su día. Es una base fundamental para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico y para conseguir una resistencia superior contra infecciones. Al contrario, recordemos que una alimentación desequilibrada conlleva hipertensión, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares e incluso ciertos tipos de cáncer. La ecuación es muy simple: enfermarse menos es estar más presente en el lugar de trabajo. Lo cual tendrá un impacto positivo en las tasas de absentismo laboral que padece la compañía.

Aumentar la satisfacción de los empleados

No es casualidad que el absentismo se acentúe en la víspera de las vacaciones, es el reflejo de un ambiente de trabajo degradado, con una fuerte sobrecarga temporal de tareas.
Para evitar estas situaciones, buscaremos incidir positivamente en la percepción que tiene el empleado de su trabajo. Por ejemplo, ofreciendo flexibilidad en el horario de trabajo. Permite suprimir una fuente de estrés como es desplazarse por la mañana en medio de un tráfico denso para acudir a la oficina.
Otra palanca a nuestra disposición es fijar objetivos claros y que el empleado sienta que lo que se hace es significativo, valioso. La felicidad laboral suele crecer en este contexto positivo.

¡Pero lo más sencillo y natural también suma! Un descanso acompañado de una fruta nos permite desconectar de forma saludable, natural y relajante de nuestro día laboral con la satisfacción de tomar las riendas de nuestra salud para disfrutar más de nuestro trabajo y de nuestro día.

 

(1) http://www.elconfidencial.com/economia/2013-07-15/las-empresas-ganan-seis-euros-por-cada-uno-invertido-en-la-salud-de-sus-empleados_443246/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *