Categorías
Agricultura ecológica Frutas

De uvas y peras

Estamos en los últimos días del verano, se acerca el otoño, se recogen las últimas frutas estivales y los viñedos comienzan a poblarse de vendimiadores llenando sus cestas de racimos. El refranero popular del campo nos regala frases ingeniosas sobre este tiempo, donde las uvas y las peras son protagonistas. Como somos la pera, aquí te contamos algunas. 

La uva es casi una fruta sagrada, basta decir que de su elaboración nace el vino. Curiosamente la uva, que en la mesa es tan dulce y transformada en vino es maravillosa, cuando define el carácter de una persona se asocia al mal genio o las malas intenciones. Tener mala uva en sus orígenes describía a quien se ponía violento por haber bebido vino en exceso. Estar de mala uva como sabemos indica mal humor. Parece mentira que una fruta tan buena exprese rasgos tan poco simpáticos. En la fábula de la zorra y las uvas, Esopo, escritor griego de la antigüedad, nos cuenta que el animal viendo un jugoso racimo de uvas en lo alto de una viña empieza a dar saltos para cogerlo. Luego de varios intentos fallidos la zorra dice: las uvas están verdes. Qué buena moraleja: a menudo los seres humanos fingimos despreciar las cosas que anhelamos y que sabemos que son inalcanzables. Las uvas también nos sirven para medir el tiempo. Decimos ¡Nos van a dar las uvas! cuando tardamos demasiado en conseguir algo, en referencia a las uvas que tomamos con las doce campanadas de fin de año. Para entender el dicho de De uvas a peras debemos fijarnos en el tiempo de la cosecha de ambas frutas. Transcurren más de once meses entre la recolección de las peras al final del verano y la vendimia que generalmente se hace en otoño. Por eso la frase hace alusión a hechos que tardan  mucho en repetirse, que suceden… de uvas a peras. Son frases antiguas, del tiempo de la pera. Aquí la pera también mide el tiempo, hace referencia a algo ancestral. Pero atención, según los estudiosos, pera no es la fruta si no el nombre de un bandolero catalán del siglo XVI, Perot Guinart apodado la Pera, que inspiró a Cervantes para crear a uno de los personajes del Quijote. Tampoco se refiere a la fruta, el dicho Es la pera. Esta expresión elogiosa  proviene de la admiración que a los comerciantes europeos les producía la riqueza del barrio de La Pera en Estambul. Y antes de acabar, antes de partir peras, queremos recordarte que No le pidas peras al olmo, pídeselas a Disfruta & Verdura, que están buenísimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *