Disfruta esta semana con tu caja preparando y saboreando platos a base de hinojo, champiñones, calçots, calabaza y naranja de mesa.

Hinojo: este bulbo tiene un sabor fresco y dulce, con un toque anisado. Su textura crujiente recuerda un poco al apio. Se puede poner un trozo en el caldo o en las sopas de pescado. También se puede picar bien finito, o incluso rallar, y añadir un poco a los sofritos y salsas de tomate, para suavizar la acidez. Otra buena idea es hacer ensaladas. Por ejemplo: ensalada de hinojo, zanahoria, apio y cebolla cortados en juliana. Puedes añadir gajos de naranja y aceitunas negras deshuesadas o alcaparras. Alíñala con aceite de oliva virgen extra, vinagre balsámico, sal, pimienta y un poco de jugo de naranja.

Champiñones: sólo 20 calorías por cada 100 gr, y ricos en vitamina B, potasio, yodo y fósforo. Los puedes hacer al ajillo, con ajo, perejil y guindilla. O salteados con jamón. También quedan muy bien en un revuelto o en tortilla, con los huevos frescos ecológicos de Disfruta & Verdura. Sin descartar unas brochetas, combinados con otras verduras (puerro, calabacín, corazón de alcachofa) y bacon; o una crema suave y aterciopelada con puerro y cebolla.

‘Calçots’: vuelve en invierno esta tierna y jugosa variante de las cebollas. Aunque suelen hacerse a la brasa, al horno quedan muy ricos. Lo precalientas a 250º, mientras limpias los ‘calçots’ de tierra y cortas la parte más verde de las hojas. Los colocas sobre la rejilla del horno, sin amontonarlos, y dejas que se hagan durante unos 10 minutos, según su grosor. Los sacas y los envuelves rápidamente en papel de periódico para que conserven el calor y se acaben de hacer (10 minutos más). Para asegurarte de que están listos, cuando los saques del horno pínchalos con un tenedor. Tienen que estar blanditos, pero no demasiado. Ten en cuenta que se terminarán de hacer envueltos en el papel.

Calabaza: la puedes preparar al vapor, salteada con verduritas o al horno con gorgonzola y avellanas; o hacer una crema con puerro y cebolla; o una quiche con requesón; o incluso compota o mermelada. Es nutritiva y rica en vitamina A. Además es diurética, desintoxicante y antioxidante.

Naranja de mesa: pela unas naranjas, quítales la parte blanca y córtalas en rodajas. Disponlas en una fuente para el horno. Un poquito de jengibre rallado, un toque de canela en polvo, un poco de azúcar moreno y un chorrito de ron añejo, y al horno unos 10 minutos. Sírvelas con nueces picaditas y una bolita de helado de chocolate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *