Cada semana intentamos que en los contenidos de nuestras cajas variadas haya verduras para hervir, hortalizas para ensalada y diferentes tipos de frutas. A lo largo del año cultivamos más de 140 frutas y verduras distintas, con el objetivo de ofrecer una alimentación variada y saludable.  La huerta de Disfruta & Verdura es ecológica certificada y la gran mayoría de nuestros agricultores amigos también lo son. Aun así, los productos que contienen nuestras cajas no son siempre ecológicos, cuando los productos ecológicos no cumplen nuestros estándares de calidad (bien porque el punto de maduración no es el adecuado, o el sabor no es bueno…) los sustituimos por otros de agricultura convencional.

Las cajas de fruta y verdura recién cosechada se preparan a diario en el almacén ubicado en nuestra huerta de Tarragona y desde allí se envían directamente a domicilio.Nuestra huerta es muy extensa pero lógicamente no produce de todo. Por eso contamos con una red de agricultores amigos de todo el país que nos ayudan a tener una oferta rica y variada. La fruta y verdura que servimos se produce exclusivamente en España. Trabajamos en especial con productores de Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla La Mancha, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Murcia y Valencia. Gracias a ellos podemos decir que ofrecemos lo mejor de cada huerta.

A continuación podéis ver  el listado de productos que utilizamos cada semana y saber qué tipo de agricultura se ha empleado para producirlos así como su procedencia. Todos nuestros productos están cosechados en España, excepto las naranjas que en verano son de contrastación.

Información legal alérgenos:  Puede contener trazos de apio, frutos secos, huevo y leche.

Acelga: Continúan las altas temperaturas en la huerta ecológica y refuerzan la idea de esa nueva estación del año creada por el humor popular: el veroño. En esta semana de veroño cosechamos acelgas ecológicas de penca blanca. Pruébalas en croquetas hechas al horno para que resulten más ligeras. Hierve las acelgas, escúrrelas bien y pícalas. Sofríe una cebolla picada, añade las acelgas, luego una cucharada de harina y ½ litro de leche. Cuece hasta que se forme una masa. Deja enfriar, haz bolas para formar las croquetas, distribúyelas sobre una bandeja de horno untada con aceite y dóralas durante unos minutos con el horno precalentado a 180º.

Ajo: Continuamos recibiendo los ajos de agricultura tradicional que nos envía nuestro productor amigo de Gerona. Para pelar los ajos de forma fácil y rápida, a la manera de un chef, coge un cuchillo de hoja ancha, coloca el diente de ajo debajo de la hoja y da un golpe seco con la mano, pero sin aplicar demasiada fuerza. Esto hará que el ajo se machaque ligeramente y que la piel se pueda desprender con un simple toque, sin mayores esfuerzos. De esta forma se hacen también los ajos “en camisa”, es decir los ajos que se echan sin pelar en los guisos. El golpe hace que la piel se abra y el ajo suelte su sabor. Para quitarte el olor que queda en las manos después de pelar ajos bastará con frotártelas con unas gotas de zumo de limón.

Berenjena: Berenjenas negras de nuestra huerta ecológica. La planta de la berenjena necesita mucho sol, un promedio de unas 10 horas diarias, por ello las sembramos en las zonas de las huertas más expuestas a los rayos solares, donde la sombra tarda en más en llegar. En la época en que crecen los frutos hay que regarlas abundantemente. El riego por goteo permite hacerlo con un uso eficiente del agua.

Boniato: El otoño nos trae uno de sus primeros productos: el dulce y exquisito boniato ecológico naranja que nos envía nuestro amigo José de Málaga. Puedes hacerlo al horno, freírlo o preparar una deliciosa crema con zanahoria, puerro, cebolla y boniato. Saltea todos los ingredientes. Añade un poco de tomillo, cubre con agua y deja que hierva a fuego suave durante unos 25 minutos. Bate hasta conseguir una crema fina (puedes pasarlo por un colador para conseguir una textura más suave y homogénea).

Caqui: Otra delicia del otoño. Hay dos variedades de esta fruta ecológica llena de dulzura y extraordinario sabor: el caqui común y el persimon. Se diferencian por la consistencia, el caqui tiene una textura blanda y gelatinosa que nos permite comerlo con cuchara mientras que el persimon tiene una carne firme, parecida a un melocotón. Ambas variedades son exquisitas.

Higo: Llega septiembre y llega la dulzura de los higos. Cada año recordamos el dicho popular “por San Miguel los higos son miel”. Una dulzura que se prolonga durante las primeras semanas de octubre. Como sabes, el higo es una fruta muy delicada así que conviene consumirlos enseguida. Los higos de esta semana son de agricultura tradicional y nos los envía un agricultor que tiene sus higueras en la cuenca del Cinca.

Calabacín: El calabacín ligero, saludable y muy sabroso, lo ha cultivado para nosotros un vecino de nuestra huerta con métodos de agricultura tradicional. Recientemente han aparecido en el mercado unos cortadores en espiral para hacer espaguetis de calabacín que van de maravilla. Quedan unos espaguetis vegetales perfectos y muy saludables, que se pueden aliñar con pesto y servir tal cual, sin necesidad de cocerlos.

Calabaza: Calabaza ecológica producida por un agricultor vecino de nuestra huerta. La calabaza tradicional tiene una pulpa con un bonito color naranja y un sabor suave y dulce, que suele gustar a los niños. Si quieres que las legumbres y otras verduras les resulten más suaves y sabrosas para los niños, las puedes combinar con calabaza. Es un buen recurso para dar más verdura a los pequeños y acostumbrarlos a una alimentación variada.

Cebolla Reca: No concebimos una cocina sin cebollas: es un ingrediente básico de la gastronomía mediterránea y de todo el mundo. Además, la cebolla es muy beneficiosa para el organismo, aporta pocas calorías y tiene un alto porcentaje de agua en su composición. Desde el punto de vista de la salud, se comporta como un excelente regulador de las funciones del organismo gracias a su alto contenido en fibras y vitaminas. La Reca es la variedad más común, reconocible por su piel de color cobrizo. Esta semana es de agricultura tradicional producida en la huerta aragonesa.

Cebolla Morada: También conocida como “cebolla roja”, se cultiva durante todo el año y debe su nombre al llamativo color de su piel, en tonos rojos tirando a púrpuras y de su propia carne blanca con algunos matices rojizos. Es de agricultura tradicional y tiene un bulbo grande y globoso, que es el que se aprovecha en la cocina. Sus propiedades y cualidades nutricionales son similares a las del resto de variedades de cebolla, pero se hace hincapié en su composición muy rica en antioxidantes como las antocianinas. Las cebollas moradas son muy populares en la cocina actual ya que, además de los usos habituales, se usan para dar un toque de color a las ensaladas. Si quieres picar o cortar cebolla sin llorar, hay varios trucos y ninguno consiste en usar gafas de submarinista porque lo que produce la irritación es un gas que libera al cortarla y entra por la nariz al respirar, no va directo a los ojos. Prueba a poner la cebolla en el congelador un rato antes, o a cortar bajo el extractor para que aspire el gas.

Champiñón: Continuamos con los exquisitos champiñones de Albacete. Son de agricultura tradicional y nos los envía un productor amigo especializado en la producción de setas. Con apenas 20 calorías por cada 100 gramos, es rico en fibra, vitaminas B6, C y D, potasio y niacina. Con estos atributos, triunfa en las dietas de adelgazamiento y además, entre otros beneficios, fortalece el sistema inmunitario y previene enfermedades. Estos champiñones tienen un ligero sabor a nuez y salteados con ajos laminados y perejil picado, un chorro de vino blanco y una punta de harina, quedan buenísimos.

Col Kale: Cosechada en nuestra huerta ecológica. La Kale es una variedad de la berza que se ha hecho famosa porque la recomiendan estrellas de Hollywood, especialmente las fans de la alimentación saludable. Si escuchamos a los nutricionistas, también nos sorprenderemos porque esta variedad ha pasado a engrosar la lista de los llamados superalimentos, es decir alimentos que concentran grande propiedades nutricionales y benéficas para la salud. Una sola taza de col Kale contiene 6 gramos de carbohidratos totales (incluyendo 2 de fibra), 3 gramos de proteína y sólo 33 calorías y la grasa vegetal presente en esta “super col” es el ácido graso omega-3 también llamado “ácido alfa-linolénico”. Al ser muy baja en calorías, es uno de los alimentos con mayor densidad de nutrientes que existen. Puedes seleccionar las hojas tiernas para hacer ensaladas, hervirla con patatas, usarla en caldos y sopas: También las puedes hacer al horno, en chips. Distribuye las hojas en una fuente para al horno, rocíalas con aceite, salpimienta y hazlo durante unos minutos a 180º, hasta que queden crujientes (verás que la hoja coge un color cobrizo).

Coliflor: Nuevas ideas para cocinar la coliflor y evitar el olor que desprende: echa un trozo de piel de limón al agua, o añade un trozo grande miga de pan para que absorba los olores. Esta semana la coliflor es de agricultura tradicional. Te proponemos una receta diferente para hacer coliflor al horno, que puedes servir de aperitivo. Corta la coliflor en cuatro partes y luego haz rodajas de un centímetro y medio de grueso. Marina durante una hora las rodajas de coliflor en una mezcla de aceite de oliva, vinagre balsámico, pimienta y una puntita de miel. Luego pasa las rodajas a una fuente para el horno, sin amontonarlas, y cuece durante 20 minutos en el horno precalentado a180º. Gira las rodajas y déjalas otros 10 minutos. Tienen que quedarte un poco crocantes.

Espinacas: En las cajas de Disfruta & Verdura ponemos las espinacas en manojos frescos. Esta semana nos llegan de la huerta castellana y son de agricultura tradicional. Si bien la espinaca se cultiva durante todo el año, es una planta que si tiene mucho calor florece temprano y puede ponerse algo amarga.  Por eso la espinaca es un producto de otoño y también de principios de la primavera.

Hierbas aromáticas: En el huerto ecológico reservamos un rincón para las plantas aromáticas que dan sabor a nuestra cocina mediterránea. Plantamos perejil, romero, cilantro, tomillo, salvia, orégano, menta, etc.

Judía Bobby: Esta variedad de judía verde, gruesa, carnosa y de forma redondeada es ideal para ensaladas. Recuerda que la judía se consume siempre cocida, cruda puede resultar indigesta. Esta semana las Bobbys son de agricultura tradicional. Para que conserven su color verde brillante, a la hora de cocinarlas échalas en el agua hirviendo y cuando estén hechas, escúrrelas, ponlas en un bol con agua y hielo, déjalas un minuto y vuelve a escurrir.

Judía Perona: judía ecológica cosechada para nosotros por nuestro amigo David. El nombre “perona” de esta variedad procedente de América tiene un origen curioso. En los años ’40 del pasado siglo, en tiempos de la posguerra española, el país sufría una importante escasez de alimentos. La Argentina estableció unos vínculos comerciales que incluían el suministro de trigo, carne y semillas –entre ellas de judías- que permitieron aliviar la situación. El acuerdo se refrendó con una visita de la primera dama, la mítica Evita Perón, que fue muy aclamada por el pueblo al verla como un símbolo del final de la escasez. Así, la cultura popular comenzó a llamar “perona” a esta judía plana, muy rica y alimenticia, como tributo a Evita Perón. Afortunadamente esos tiempos son historia y hoy podemos disfrutar de esta sabrosa judía ecológica en cualquier receta que nos dicte nuestra imaginación culinaria.

Lechuga Hoja de Roble roja: La lechuga hoja de roble se distingue por sus hojas rizadas de colores que van del verde al rojo oscuro y su sabor suave. Se cosecha durante casi todo el año, excepto en los meses más duros del invierno, y es de agricultura tradicional. Una ensalada simple que siempre da resultado: lechuga, zanahoria rallada, naranja y aceitunas negras, aliñada con una vinagreta hecha con una mezcla de zumo de limón y de naranja, aceite de oliva virgen y sal.

Lechuga Larga: La lechuga más popular, también llamada lechuga romana. Es agricultura tradicional, tiene hojas grandes y alargadas dispuestas alrededor del tallo central. Su textura crujiente y muy buen sabor la han convertido en la variedad más popular para preparar ensaladas.

Limón: Un agricultor vecino de nuestra huerta ha recogido para nosotros unos limones dorados excelentes. El limón combina muy bien en los salteados de verduras. Prueba con judías y champiñones: hierve las judías dejándoles crujientes, saltea unos champiñones laminados, con un diente de ajo, añade ralladura de piel de limón y tomillo, y el zumo de un limón y deja cocer unos minutos, añade las judías, salpimienta y sirve.

Mango: La Costa Tropical ubicada entre las provincias de Málaga y Granada, gracias a su clima privilegiado, se ha especializado en la producción de frutas tropicales de gran calidad como el mango y la chirimoya. Gracias a esta calidad reconocida internacionalmente, la mayoría de la producción se exporta al norte de Europa. Por suerte nosotros tenemos el privilegio de contar con Jesús, un productor amigo de esa zona, que desde hace años cultiva para nosotros mangos ecológicos, muy dulces y jugosos.

Manzana Royal Gala: El nombre de esta variedad de manzana es muy elocuente: gala real. Es que su sabor es una fiesta por todo lo alto. Tiene un tamaño mediano, textura crujiente, aroma delicado y es de agricultura tradicional.

Melocotón: Estamos en temporada y los melocotones continúan llegando de Calanda, la tradicional denominación de origen del Bajo Aragón que ha alcanzado gran prestigio por la calidad de sus frutos. Son de agricultura tradicional.

Ñoras: Pimientos secos de forma redondeada, que deben su nombre al pueblo murciano de La Ñora, dedicado a la producción de ese ingrediente imprescindible de nuestra cocina. La ñora no es picante y su pulpa es carnosa. Primero, debemos quitarle las semillas. Luego, las hidrataremos durante unas horas para sacarles la pulpa raspando con un cuchillo, que es lo que se aprovecha en la cocina. Normalmente la carne de ñora se añade a los sofritos al final.

Okra: Cultivada y cosechada en nuestra huerta ecológica, la okra se conoce también como Lady fingers”, “Dedos de dama” o Quingombó. Es muy popular en la cocina de los Trópicos, tanto en Oriente como en Occidente. Puedes degustarla sencillamente preparando un pisto con pimiento, cebolla y tomate. Primero sofríes el pimiento y la cebolla, añades la okra cortada en rodajas de ½ cm, dejas unos 5 minutos, añades el tomate y dejas que se haga. Sabroso y saludable.

Patata Agria: La patata agria de esta semana es ecológica y nos continúa llegando de la cooperativa segoviana con la que mantenemos acuerdos de producción. Todas las variedades de patatas son más o menos aptas para todas las cocciones, sin embargo, algunas tienen características que las hacen más adecuadas para un tipo de preparación determinada. La patata agria es ideal para hacer patatas fritas ya que resiste muy bien las altas temperaturas del aceite y absorbe menos grasa que otras variedades. Según los especialistas para freír se debe recurrir a la técnica de la doble fritura. Primero se fríen con el aceite a temperatura más baja durante unos 5 minutos, se dejan enfriar y luego, en el momento de servir se las vuelve a pasar dos minutos por el aceite, está vez a temperatura más alta, para que queden crujientes por fuera y cremosas por dentro. Si quieres conseguir patatas fritas sin freírlas prueba con el horno: corta las patatas en bastones como para freír, las sumerges 10 minutos en agua para que suelten el almidón, las retiras y secas bien con un paño, luego las pones en la bandeja del horno untadas con aceite de oliva; asas durante 25 minutos al horno precalentado a 200º y cuando estén tiernas subes la temperatura a 250º durante 5 minutos más hasta que están doradas y crujientes.

Patata Monalisa: Patata ecológica cosechada en los campos de Segovia que nos envía la misma cooperativa que nos suministra la Agria. La Monalisa es una variedad apta para todo tipo de cocciones, cualidad que la ha convertido en la patata más popular del país. La puedes consumir con la piel si previamente la lavas bien. Una idea: corta la patata en gajos con piel y hazla al horno a 180º durante 45 minutos aliñada con aceite, sal, orégano y pimentón.

Pepino: Un agricultor vecino de nuestra huerta ha cultivado los pepinos de agricultura tradicional que ponemos esta semana. El pepino es ideal para las dietas adelgazantes, ya que: es bajo en calorías, rico en vitaminas y minerales y ayuda, por ejemplo, a prevenir la retención de líquidos, hinchazón y la celulitis. Si quieres hacer una conserva, lava y pela los pepinos en sentido longitudinal dejando algunas líneas de la piel. Pártelos en cuartos a lo largo y quítales las semillas. Ponlos en un recipiente y espolvoréalos con azúcar y sal gruesa mezclados, cubre y deja reposar en la nevera un día. Retira la sal y el azúcar, y pon los pepinos en un cuenco cubiertos con una taza de vino blanco, dos de vinagre (mejor de manzana), romero, salvia, ajo laminado, bayas de enebro y pimienta en grano. Cubre con film transparente y deja reposar otro día. Puedes envasarlos en tarros cubriéndolos con la mezcla. Te durarán hasta diez días.

Pera Conference: La pera conferencia es la más popular de las variedades europeas de pera por su dulce y jugoso sabor. Las nuestras se cultivan mediante agricultura tradicional en la cuenca del Cinca. Si al tocarlas notas que están duras, déjalas fuera de la nevera un par de días. Cuando las presiones con los dedos y sientas que la pulpa tiende a ceder, están listas para ofrecerte todo su sabor. En ensalada también quedan muy buenas, por ejemplo, con lechuga, unos trozos de queso gorgonzola (o cualquier otro queso azul) y nueces.

Pimiento italiano amarillo: Esta variedad de pimientos de agricultura tradicional es originaria de Italia y su cultivo se ha recuperado en nuestro país. Los ha cosechado para nosotros el mismo agricultor vecino de nuestra huerta que nos trae sus calabacines. Tienen un color amarillo suave y un sabor delicado y ligeramente dulce. Son ideales para hacer sofritos y también para freír y servir como acompañamiento.

Pimiento Lamuyo Rojo: Pimientos ecológicos cultivados por nuestro vecino David. Es el clásico pimiento rojo, de forma rectangular, carnoso, de un atractivo color rojo intenso con algunas zonas de la piel más oscuras. Si quieres tener pimientos preparados y listos para servir, los puedes asar al horno, pelar, cortar en tiras y poner en un recipiente cubiertos con aceite de oliva y un diente de ajo picado para darle más sabor.

Pimientos Mini colores Desde hace varios años introducimos su cultivo en nuestro huerto ecológico. Amarillos, naranjas, rojos, verdes… Su tamaño pequeño y su alegre colorido los hacen muy atractivos a la vista a la hora de servirlos. Y al probarlos descubrimos que también son carnosos y muy sabrosos. Ya sea crudos en ensalada, asados al horno o fritos y aliñados con unas escamas de sal, son exquisitos.

Plátano: Continuamos semana a semana recibiendo los plátanos ecológicos de la cooperativa canaria que nos suministra esta exquisita fruta. Es una fruta muy consumida por los deportistas ya que contiene potasio que se asimila rápidamente y permite reponer las sales que se pierden al sudar.

Puerros: Parientes cercanos de las cebollas, aunque tienen un sabor más delicado, los puerros de esta semana son de agricultura tradicional. Según el tamaño de las cajas, ponemos los puerros enteros o cortados, con sólo la parte blanca. Una receta fácil y original: limpia tres puerros y córtalos en rodajas gruesas que escaldarás en agua hirviendo durante 10 minutos. Tuesta dos cucharadas de semillas de sésamo en un sartén con muy poco aceite hasta que se doren un poco, añade los puerros escurridos y saltea un minuto. Bate dos huevos con sal y pimienta, échalos en la sartén, apaga el fuego y mezcla para que cuajen. Si tienes, puedes perfumar el plato con mejorana fresca, o con ajedrea.

Remolacha: La hemos cosechado en nuestra huerta ecológica. Este sabroso tubérculo tiene un alto contenido en hierro y antioxidantes que le dan su característico color rojo profundo y resulta muy beneficiosos para prevenir enfermedades. Puedes hacerlas en ensalada, hervidas con patatas y aliñadas con cebolla, pepinillos y una salsa de yogur mezclado con una cucharada de mostaza.

Tomate Cherry Pera: Son muy similares a los cherry habituales, aunque los tomates cherry pera son de un tamaño algo más grande. Son ecológicos, producidos también por nuestro vecino David. Por su dulzura y sabor intenso, son tomatitos perfectos para ensaladas. Pruébalos con cebolla morada cortada muy fina y dados de aguacate, aliñada con un buen aceite y sal en escamas.

Tomate de colgar: Esta variedad de tomates crece en racimos que una vez cosechados se cuelgan en sitios frescos y bien aireados para conservarlos durante más tiempo. Son de agricultura tradicional tienen forma redondeada, piel fina y color rojo anaranjado y son exquisitos para restregar sobre el pan y también en ensalada.

Tomate Ensalada: Los tomates de esta variedad especial para ensaladas también son de nuestra huerta ecológica. Tienen textura crujiente y sabor intenso. Puede presentar una piel con matices verdes pero esta coloración no significa falta de madurez, es una característica de este tipo de tomates que están en su punto, listos para consumir y disfrutar.

Tomate Maduro Pera: Tomate ecológico cultivado por un agricultor vecino de la huerta. Cultivado por un agricultor amigo de un pueblo vecino a nuestra huerta, este tomate de agricultura tradicional tiene una forma ovalada que recuerda a una pera. Se cosecha cuando llega su punto óptimo de maduración y es ideal para preparar salsas y guisos. Para hacer una salsa rápida, los puedes rallar y sofreír con un diente de ajo y una hoja de laurel o de albahaca durante 5 minutos.

Uva blanca: La cooperativa alicantina dedicada al cultivo de viñas ecológicas que en estas semanas nos envía el fruto de su vendimia, nos ha hecho llegar esta deliciosa variedad de uva de mesa

Zanahorias: Habitualmente ponemos los manojos de zanahorias con las hojas verdes para que se conserven mejor. En estas semanas las zanahorias nos llegan de la huerta segoviana. Aquí tienes una idea sencilla para hacer zanahorias como acompañamiento: saltea una cebolla picada hasta que quede transparente, corta unas zanahorias en rodajas y añádelas a la sartén. Salpimienta y ralla nuez moscada. Añade ½ vaso pequeño de agua, deja cocer 5 minutos, añade ½ vaso de vino blanco y un poco de ajedrea u orégano y deja hasta que la zanahoria esté tierna.