Categorías
Frutas

Melocotón de Calanda

Tambores, cine y una fruta famosa

En la provincia de Teruel hay un municipio conocido internacionalmente por el sonido de sus tambores en Semana Santa, por ser la cuna de uno de los directores más importantes de la historia del cine y por sus melocotones. Hablamos de Calanda, por supuesto.

Desde hace siglos cada Viernes Santo a las 12 del mediodía, con la “Rompida de la hora”, comienza un intenso y conmovedor redoble de tambores que dura 24 horas casi sin interrupción. En ningún otro sitio los tambores suenan con una fuerza tan misteriosa e irresistible como en Calanda. Luis Buñuel, el calandino más famoso, retrató en su cine esta costumbre ancestral y le dio proyección internacional. Hoy se han sumado los melocotones para consolidar definitivamente la fama de Calanda. El melocotón es originario de la China y en el pasado se le atribuían propiedades rejuvenecedoras, seguramente por la textura aterciopelada y suave de su piel. Tal

vez se consideraba que podía transferir esta cualidad al cutis de las mujeres. Aún hoy decimos piel de melocotón como metáfora de un cutis suave y aterciopelado. En realidad la pelusa que la da esa textura suave es un mecanismo de defensa para evitar que se acumule agua en la piel del melocotón y se marchite antes de tiempo. El cultivo del melocotón de Calanda se caracteriza por el embolsado, una técnica que protege al fruto de las plagas y otras agresiones rodeándolo con una bolsa de papel. El embolsado se hace a mano, pieza a pieza. Uno por uno, se colocan las bolsas alrededor de los melocotones que cuelgan del árbol.  La bolsa crea un microclima que asegura la maduración del fruto en las mejores condiciones. Las bolsas son de papel parafinado, traslúcido para permitir el paso de la luz solar, y transpirable, con agujeros en la parte inferior para que el melocotón respire y el agua de la lluvia pueda filtrarse fuera. Así se obtienen los frutos que dan fama a la denominación de origen melocotón de Calanda. Un melocotón grande –suele tener más de 7 cm de diámetro- carnoso, firme y turgente, con un sabor dulce y muy aromático. La temporada del melocotón en general va de abril a octubre. Los de Calanda son melocotones tardíos que alcanzan su plenitud en septiembre y octubre después de permanecer más de dos meses protegidos madurando dentro de la bolsa. Cada año, cuando llega el tiempo del melocotón acordamos con nuestros productores amigos de Calanda que nos preparen una cosecha de esta fruta única que pasea el nombre de su pueblo por todo el mundo para que en Disfruta & Verdura podamos disfrutar de su jugoso exquisito sabor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *