¡Hola amigo disfrutista!

¿Como va el verano? Nuestro huerto esta radiante y rebosante, los días de sol han hecho que esté lleno de vida.

Cosechamos todo aquello que sabemos que te gusta, pero no llegamos a cultivarlo todo en nuestra huerta. Es por eso, que nos rodeamos de los mejores productores, nuestros agricultores amigos, como es el caso de Ferran, quién cultiva las mejores judías verdes bobby que te puedas imaginar.

Lo hace de manera cuidada y pausada, cultivando con mimo y recogiendo las judías una a una a mano, no entiende hacerlo de otra forma. Su objetivo y el nuestro es que recibas los alimentos en el punto óptimo y fresco, directo des de la huerta.

Ferran forma parte de una familia de agricultores, llevan ya 20 años cultivando y mimando la tierra. El cultivo de la judía verde es uno de sus principales productos, en concreto la judía bobby, una judía tierna y jugosa que se caracteriza por su notable contenido en fibra y vitamina C. Un total de 10 hectáreas que se van sembrando progresivamente de febrero a agosto. La primera cosecha la recogemos en mayo, por lo que desde que se siembra hasta que se recoge pueden pasar unos quatro meses

La judía es altamente sensible a la temperatura y al viento, esto hace que deban tener un especial cuidado. Cuando las temperaturas son bajas se cubre con una manta térmica. Cuando las temperaturas son altas es necesario estar muy pendientes de su punto óptimo, en solo un par de días puede pasar de estar perfecta a estar ya pasada y no tener las características organolépticas correctas.

Visitando el huerto de judías con  Ferran podemos vivir como se trata el producto, con mucho cuidado, despacio y tratando el alimento como respeto y mimo. Él nos cuenta como priorizan la calidad a la cantidad, las personas con las que trabaja Ferran así lo sienten también, miran las judías una a una, todo a mano, en una hora  una persona recoge tan solo unos 8 kg de esta deliciosa verdura.

Tenemos la suerte de tener a Ferran cerca de nuestra huerta, por lo que diríamos que en un abrir y cerrar de ojos la judía pasa de estar en su planta a tu caja preparada para llegar a tu casa.

Nos gusta trabajar con gente como ellos, comprometidos con el producto, con sus productores y con el territorio. Ellos forman parte de nuestra gran familia de agricultores.

Gracias Ferran!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *