CONTENIDOS DE LAS CESTAS DE FRUTAS Y VERDURAS

Cada semana intentamos que en los contenidos de nuestras cajas variadas haya verduras para hervir, hortalizas para ensalada y diferentes tipos de frutas. A lo largo del año cultivamos más de 140 frutas y verduras distintas, con el objetivo de ofrecer una alimentación variada y saludable. 

Nuestro huerto: La huerta de Disfruta & Verdura es ecológica certificada y la gran mayoría de nuestros agricultores amigos también lo son. Aun así, los productos que contienen nuestras cajas no son siempre ecológicos, cuando los productos ecológicos no cumplen nuestros estándares de calidad (bien porque el punto de maduración no es el adecuado, o el sabor no es bueno…) los sustituimos por otros de agricultura convencional.

País de producción: Las cajas de fruta y verdura recién cosechada se preparan a diario en el almacén ubicado en nuestra huerta de Tarragona y desde allí se envían directamente a domicilio. Nuestra huerta es muy extensa pero lógicamente no produce de todo. Por eso contamos con una red de agricultores amigos de todo el país que nos ayudan a tener una oferta rica y variada. La fruta y verdura que servimos se produce exclusivamente en España. Trabajamos en especial con productores de Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla La Mancha, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Murcia y Valencia. Gracias a ellos podemos decir que ofrecemos lo mejor de cada huerta.

Alérgenos: Nuestras cajas de fruta y verdura pueden contener trazos de huevo, leche, frutos de cascara, gluten, apio y mostaza. (aun si la caja no contiene estos productos, si que en el almacén donde confeccionamos las cajas trabajamos con productos que pueden contener los alérgenos anteriormente descritos).

Categoría del producto: Toda la fruta y verdura es de categoría 1

Empresa: Las cajas de Disfruta & Verdura se producen bajo la denominación social Disfrutismo S.L con Cif B63504575 con dirección social en C/Tuset,10, Esc. Izq, 2º – 4º, 08006, de Barcelona. Con el NRIA:43/42513. Teléfono 93.241.42.10 o 915.643.145, email: Info@disfrutaverdura.com


Acelga: Hemos tenido otra semana de veroño, ese nuevo término acuñado por la cultura popular para referirse al clima cálido casi veraniego cuando estamos en pleno otoño. Solo las mañanas fueron frescas, pero en cuanto el sol brillaba el termómetro alcanzaba temperaturas poco habituales para finales de octubre. Las lluvias del puente de Todos los Santos nos ayudaron a regar el huerto y apuntan a una bajada de temperaturas. Las acelgas de penca larga que teníamos previsto para esta semana no estaban listas para la cosecha así le hemos pedido a un agricultor amigo de la huerta murciana que cultiva con métodos de agricultura tradicional que nos envíe sus acelgas.

Ajo: Nuestras cajas de patatas y cebollas incluyen una cabeza de ajos y alguna hierba aromática, como romero, tomillo, etc. Si quieres añadir ajos a tu compra habitual puedes hacerlo con un clic entrando a tu área de cliente. Los ajos son de agricultura tradicional y nos los envía un agricultor amigo.

Alubias: Judías secas ecológicas cultivadas y seleccionadas por nuestro productor amigo de legumbres de León. Necesitan entre 8 y 12 horas de horas de remojo antes de la cocción, que debe arrancarse en frío y si luego, a media cocción faltase líquido, conviene añadir agua fría para “asustarlas”, de ese modo quedarán más tiernas sin perder consistencia.

Apio: El apio posee grandes propiedades como depurativo y digestivo. Pertenece a la misma familia vegetal de la zanahoria, el hinojo y el perejil, entre otros. Es una hortaliza del otoño – invierno. Las pencas con su textura crujiente, tierna y fibrosa, son un delicioso ingrediente para ensaladas; se añaden en crudo, tras eliminar sus hilos, cortadas o ralladas, como en la clásica ensalada de apio, manzana y nueces. Las hojas se utilizan para sopas y caldos invernales. Los apios nos llegan de la huerta de un agricultor vecino de nuestra huerta que cultiva con métodos de agricultura tradicional.

Berenjena: Prueba las berenjenas crocantes al horno: corta dos berenjenas en bastones, deja reposar en un colador para que suelten el agua que amarga, pásalas por un huevo batido con leche, empánalas con una mezcla de pan rallado, sal, pimienta, orégano y parmesano rallado, Cuece al horno a 220º durante 20 -25 minutos hasta que estén bien doradas.  Las berenjenas de esta semana son de agricultura tradicional y nos llegan de la huerta andaluza.

Boniato: Boniatos ecológicos naranja de la huerta del vecino que colabora habitualmente con nosotros. El boniato naranja es un tubérculo originario de climas subtropicales y se cultiva durante todo el año, aunque su mejor momento comienza ahora y se prolonga a lo largo de todo el otoño. Ásalos al horno envueltos en papel de aluminio hasta que estén tiernos. Quedan irresistibles.

Borraja: Cosechada en nuestra huerta ecológica, la borraja es una hortaliza poco habitual en la cocina pero muy apreciada por todos los amantes de la buena gastronomía, por su sabor exquisito y delicado. En países como Francia o Italia se la considera como una verdura de lujo. En nuestro país es típica de Navarra y Aragón. Ahora la cultivamos en nuestra huerta ecológica para difundirla por sus excelentes virtudes. Para cocinarla lo primero es proceder a su limpieza. Sencillamente hay que quitar la base del tronco, los tallos dañados y las hojas superiores. Después, se separan los tallos y se coge cada uno de estos tallos, de un extremo, se parte y estira suavemente hacia abajo. Así se retira una especie de nervio central, que es la parte más dura. Luego se repite la misma operación hacia un lado y otro del tallo para ir retirando más nervios y pelos. Una vez hecho esto con cada uno de los tallos, se corta en trozos y se pone a cocer. Podemos emplear prácticamente toda la planta, desde los tallos hasta las hojas. En crudo, bien limpia y lavada, las hojas y los tallos más tiernos son perfectos para ensaladas. La forma tradicional es hervirla con patatas, siempre respetando los tiempos de cocción: primero se echan las patatas en agua hirviendo durante 15 minutos y luego las borrajas se dejan otros siete – diez minutos, dependiendo del tamaño de los tallos. Se sirve con un chorro de aceite de oliva virgen y queda un primero plato delicioso.

Brócoli: Nuestro vecino Pep ha cosechado brócolis para nosotros en su huerta ecológica. Disfrútalos gratinados al horno con bechamel y jamón. Separa el brócoli en flores, hiérvelo durante diez minutos, escurre y pásalo una fuente para el horno. Reparte jamón york cortado en cubitos, cubre con bechamel y queso rallado y cocina al horno precalentado a 200º durante otros diez minutos, hasta que el queseo se dore.

Brotes Rúcula: También esta semana incluimos en la mayoría de cajas, como regalo de la huerta, brotes tiernos de Rúcula. Son un exquisito complemento para la ensaladas. Para conseguirlos, cosechamos la rúcula ecológica cuando la planta aún está muy tierna. El sabor es delicado, con deliciosas notas amargas. Para combinar en ensaladas, bocadillos y pizzas.

Calabacín: Continuamos recibiendo deliciosos calabacines de agricultura tradicional de la huerta andaluza. Los calabacines a la plancha están muy ricos y son muy fáciles de hacer. Corta los calabacines a lo largo para que te queden de ½ cm de grueso, con una mandolina o un cuchillo bien afilado. luego ponlos en la plancha bien caliente, unos 3 minutos por cada lado. Sirve aliñado con sal y aceite de oliva virgen extra.

Calabaza Cacahuete: Calabaza de agricultura tradicional cosechada en una huerta vecina. Es una calabaza típica del otoño – invierno y debe el nombre a su forma que recuerda la de un cacahuete. Tiene la piel fina, de color anaranjado claro. Su carne tiene una textura cremosa y dulce, con un sabor parecido al de las nueces. Puedes asarla al horno, hervirla, freírla, hacer sopas, cremas o pasteles con ella. También puedes aprovechar las pipas, tostándolas, ya que tienen importantes beneficios nutricionales. En ensaladas, como tropezones, o incluso solas, las pipas saben bien.

Calabaza redonda: La clásica calabaza que es uno de los mejores productos de nuestra huerta ecológica. Son relativamente pequeñas, no pasas del kilo de peso y tienen una pulpa deliciosa. ¡Salen redondas!

Cardo: Cardo ecológico de nuestra huerta. Prueba esta sencilla receta con almejas: limpia el cardo, retírale los hilos, trocéalo y cuécelo en un cazo con agua hirviendo, sal y unas ramas de perejil durante 15 minutos. Pica finamente dos ajos y dóralos en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Incorpora unas lonchas de jamón finamente picado y rehoga el conjunto. Añade las almejas y una cucharada de harina y mezcla bien. Incorpora el cardo con un poco del caldo de cocción. Vierte un chorro de vino blanco y deja que se cocine durante unos minutos. Agrega un vaso de caldo de verduras y perejil picado al gusto. Remueve, deja un minuto y sirve.

Cebolla Blanca: Este tipo de cebolla es ideal para consumir en crudo, en ensaladas, pues su sabor es más suave y dulce y su textura más crujiente que el de la variedad amarilla. Las ha cultivado un productor amigo de Lérida y son de agricultura tradicional.

Cebolla de Figueras: Se diferencia de las otras variedades porque tiene un gusto dulce, es de consistencia blanda, de color rosado con tendencia a lila, de forma un poco aplanada y de tamaño medio. Es de agricultura tradicional, ideal para ensaladas por su gusto suave y textura crujiente.

Cebolla Reca: Cebolla de agricultura tradicional que reconocerás por su piel de color cobriza y su interior ligeramente amarillo. La Reca es la variedad de cebolla más difundida y utilizada en la cocina.

Cebolla Tierna: La comarca de la huerta valenciana es una de las zonas de producción agrícola más antigua y tradicional de nuestro país. Surgida alrededor del río Turia, nos da una infinidad de excelentes hortalizas. De la alquería de un productor amigo nos llegan las cebolletas de agricultura tradicional que ponemos esta semana.

Champiñón Blanco: Champiñón blanco de agricultura tradicional de nuestro productor amigo de Albacete. El champiñón es sin lugar a dudas la seta más consumida en el mundo y debe su popularidad a su sabor, al hecho de que está disponible durante todo el año y a su versatilidad en la cocina.

Champiñón Portobello: También se le llama champiñón marrón y se caracteriza por su color marrón tostado, aunque su tallo y su interior es de un llamativo blanco. Dadas estas características resulta muy atractivo a la vista sobre todo si se sirve laminado. Su textura es firme y su sabor algo más dulce y ofrece un fresco sabor si lo tomas crudo, es excelente para ensaladas. Igual que el champi blanco, nos llega de Albacete, cultivado por los mismos agricultores especializados en estos productos de agricultura tradicional.

Col Brotonera: Hemos recuperado el cultivo de esta variedad de col en nuestra huerta ecológica.  El nombre brotonera se debe a que consumimos sus brotes e inflorescencias. Se la considera un antepasado de la coliflor y el brócoli y su cultivo se había abandonado hace años por razones comerciales. Sin embargo fue muy apreciada desde tiempo de los romanos por su sabor y delicadeza. Un hervor ligero a la hora de cocer la col brotonera, nos permitirá disfrutar de todo su sabor conservando los minerales y vitaminas que aporta.

Col Kale: Nuestro vecino José nos envía Kale de su huerta de agricultura tradicional.  La Kale es la col que las celebrities han puesto de moda por la cantidad de nutrientes que contiene cada hoja y que le ha valido su inclusión entre los superalimentos. Fuente de calcio, vitamina C, K y A, hierro, antioxidantes, mucha fibra y pocas calorías. Si les retiras el tallo y dejas marinar las hojas en zumo de naranja, puedes preparar un ensalada exquisita. Después de una horas marinando retira el zumo y prepara la ensalada con frutos secos, menta y hojas de espinaca o rúcula.

Col Lombarda: Col ecológica cosechada en nuestra huerta. La lombarda queda muy bien en ensalada. Corta media col en juliana fina, añade zanahoria rallada y cebolla tierna. Puedes añadir también tropezones como nueces, pipas de calabaza o semillas de sésamo. Aliña con una salsa hecha con yogur, zumo de limón y aceite de oliva virgen extra.

Col Picuda: Deliciosa col ecológica de nuestra huerta. Dulce y de sabor suave. Cuando los productos de la huerta son tan buenos, no hace falta complicarse la vida en la cocina. Basta con hervir la col y saltearla luego con ajo y pimentón de la vera para tener un plato buenísimo.

Col Rizada:  Cosechada en nuestra huerta ecológica. Al igual que la coliflor o el brócoli, la col rizada es una hortaliza de la familia de los crucíferas. Su consumo está aconsejado por excelentes sus propiedades nutritivas y su alto contenido en vitaminas y por lo más importante: están buenísimas.

Coliflor: Además de los brócolis esta semana nuestro vecino Pep ha cosechado para nosotros coliflor blanca ecológica. Se obtiene atando las hojas por encima de la planta para que no le de el sol y así evitar la función clorofílica que le daría color verde.

Colirábano: El colirábano, col rábano, o colinabo, es una planta de la familia de las crucíferas, es decir de las coles. La hemos cultivado en nuestra huerta ecológica y la cosechamos cuando la base del tallo se engrosa en forma de tubérculo y alcanza un tamaño un poco mayor que el de un pelota de tenis. Su sabor recuerda al nabo y se utiliza cocido, para hacer sopas, y en ensaladas, a las que proporciona un sabor picante. Normalmente se pela, se corta en dados y se hierve, aunque también puede rallarse en las ensaladas. Las hojas también pueden cocerse y comerse como una col.

Espinacas: Manojos de espinacas tiernas y sabrosas que nos llegan de la huerta murciana. Son de agricultura tradicional. Con unos pocos minutos de hervor y una gotas de aceite de oliva virgen extra tendrás una verdura exquisita.

Garbanzos: Nos llegan de León, de nuestro productor amigo de La Bañeza. Sabrosos, saludables y cargados de beneficios nutricionales. Las legumbres nos ofrecen la mejor manera de consumir proteínas vegetales. No es extraño que en muchos países constituyan la base de la alimentación. Ahora que todos los organismo internacionales recomiendan disminuir el consumo de carnes rojas, no sólo para mejorar nuestra alimentación sino también para cuidar el medio ambiente, deberíamos consumir cada vez más legumbres como los garbanzos ecológicos que encontrarás esta semana entre nuestros productos.

Gírgolas: La gírgola o champiñón ostra se cultiva sobre troncos de chopos y álamos. Nos las envía nuestro productora amigo de Albacete. Es una seta muy sabrosa. Es fácil de preparar, aquí va una idea: corta las gírgolas en trozos más o menos grandes, saltéalas en aceite de oliva unos minutos, tira un chorro de vinagre y deja que se evapore, añade romero fresco picado, sal y listo.

Guindilla: Las guindillas son de nuestra huerta ecológica. Se trata de uno de los productos de la huerta más consumidos en todo el mundo tanto como condimento para dar sabor picante y por sus beneficios naturales. Esta variedad de pimiento picante se conoce en muchas parte del mundo con el nombre de chile o chili, que no hace referencia al país sino a la palabra con la que los indígenas mejicanos llamaban a sus pimientos picantes. Efectivamente las primeras guindillas fueron traídas de Méjico hace cinco siglos.

Hierbas aromáticas: En el huerto ecológico reservamos un rincón para las plantas aromáticas que dan sabor a nuestra cocina mediterránea. Plantamos y recogemos perejil, romero, cilantro, tomillo, salvia, laurel, orégano, menta, etc.

Hinojo: Hinojo de la huerta de agricultura tradicional de nuestro vecino Jose.  Tiene un sabor suave y dulce, ligeramente anisado con textura crujiente. Puedes consumirlo crudo, en ensaladas, o cocinado de diferentes maneras. 

Judía Perona: Las ha cosechado nuestro amigo David que colabora desde hace años con nosotros y en su huerta ecológica además de excelentes tomates, produce Peronas exquisitas.  

Lechuga Hoja de Roble Roja y Verde: Cultivamos ambas variedades en nuestra huerta ecológica durante prácticamente todo el año. La primera se distingue por su intenso color rojo oscuro que recuerda a las hojas del roble, mientras la verde tiene un color brillante y uniforme. Ambas tienen el cogollo redondeado con hojas tiernas de bordes rizados y una textura suave que combina muy bien con lechugas crujientes.

Lechuga Larga: La lechuga Larga se suele llamar también romana o española. Presenta un tronco ancho, alargado y erguido y hojas de color verde intenso que se agrupan de forma poco apretada alrededor del tronco, sin formar un verdadero cogollo. Es de agricultura tradicional y esta semana, como hemos dado un descanso al suelo, algunas lechugas son de un agricultor amigo.

Lechuga Maravilla: Lechuga ecológica, crujiente y sabrosa, de nuestra huerta. Es una variedad que da muy buen resultado y que cultivamos durante casi todo el año, igual que las Hoja de Roble. 

Lechuga Trocadero: También llamada lechuga francesa, la Trocadero es de nuestra huerta ecológica. Es una lechuga de cogollo con hojas finas, largas y unidas que le dan la apariencia de una gran flor. Tiene grandes dimensiones, con un color verde muy llamativo.

Lentejas: Lentejas ecológicas que nos llegan de nuestro productor amigo de la comarca de Tierra del Campo, León. Son de la variedad pardina, una lenteja pequeña y sabrosa que se cuece en unos 40 - 45 minutos.

Patata Agria: Patata ecológica especial para freír, cosechada en la huerta de una cooperativa de agricultores amigos de Segovia huerta. Las patatas se recogen unos tres meses después de la siembra, cuando la planta echa flores, con cuidado para no dañarlas.

Patata Red Pontiac: Patata ecológica cultivada en nuestra huerta, muy reconocible por su piel roja. La variedad Red Pontiac se creó en el siglo XX en América y toma el nombre de un jefe indio canadiense que se rebeló contra la opresión de los ingleses en el año 1763. Es una patata especial para hervir y asar y también para freír.

Pepino: Los cultiva un vecino nuestro con métodos de agricultura tradicional. Pruébalos cortados en rodajas y aliñados con yogur y menta.

Pimiento California Colores grandes y pequeños: Los pimientos de colores de la variedad California presentan dos tamaños que esta semana nos vuelven a llegar de la huerta almeriense, de agricultura tradicional. Tanto los grandes como los pequeños son pimientos carnosos, compactos y de proporciones bonitas. Los hay verdes, rojos y amarillos. Tanto en ensaladas como sofritos, guisados o asados son exquisitos.

Pimiento Italiano Amarillo: Pimientos ecológicos que hemos cultivado en nuestra huerta. Esta variedad se caracteriza por sus pimientos alargados, puntiagudos de 5 cm. de ancho y una longitud de 15 cm. De carne delgada, sabor dulce, piel fina y color amarillo brillante que recogemos en su fase óptima de maduración para que queden tiernos cuando los sofrías.

Pimiento Italiano Verde: Igual que los amarillos, los pimientos italianos verdes de esta semana son de nuestra huerta ecológica. Esta variedad de color verde y forma alargada se utiliza como base de los sofritos y también se fríen enteros para servir acompañando platos de carne o pescado, ya que tienen sabor suave y ligeramente dulce.

Pimiento Lamuyo rojo: Cultivadas por nuestro buen amigo David que tiene su huerta ecológica próxima a la nuestra y que colabora mucho con nosotros. Los Lamuyo son pimientos de forma rectangular, carnosos y dulces.

Pimiento Mini Colores: Un atractivo conjunto de pequeños pimientos ecológicos de colores ojos, amarillos, verdes y naranjas producto de nuestra huerta. Además de bonitos, son muy sabrosos. Se pueden freír, hacer al horno o incluso rellenar, por ejemplo con una crema de maizena con gambitas. Son deliciosos.

Puerro: Producto de la huerta segoviana, de agricultura tradicional, los cultivan para nosotros un grupo de jóvenes agricultores amigos con los que colaboramos habitualmente. Los servimos enteros o blancos, es decir sin la parte verde.

Rábanos: Deliciosos rábanos ecológicos de nuestra huerta. Tienen un sabor intenso y delicioso que alegra las ensaladas. Combínalo en una ensalada verde con dados de queso fresco, nueces y un aliño de aceite de oliva virgen, vinagre balsámico y una gotas de limón.

Shitake: Volvemos a recibir estas setas de origen japonés que crecen tradicionalmente sobre los robles, hayas y encinas. Nos las envía el mismo agricultor amigo de Albacete especializado en producción micológica tradicional que nos hace llegar sus champiñones gírgolas. Las setas Shitake tienen un aroma profundo, con notas a tierra, caramelo y nuez moscada. El sabor se clasifica dentro del umami, el famoso quinto sabor básico, junto con el dulce, ácido, amargo y salado, que descubrieron los japoneses a principios del pasado siglo. Para cocinar las setas shitake conviene quitarles el pie que suele ser muy fibroso.

Tomate Cherry Pera: Los tomatitos Cherry Pera son muy similares a los cherrys, y si distinguen por tener forma de pequeñas peras, y un logrado sabor que equilibra la dulzura con la acidez. Esta semana son de agricultura ecológica, cultivados por nuestro buen amigo David.  

Tomate de colgar: Volvemos a tener los exquisitos tomates ecológicos de colgar de nuestra huerta ecológica. Se atan en bonitas ristras que permiten colgarlos para alegrar la cocina y tener siempre a mano tomates para hacer un sofrito, una salsa o un pan con tomate.

Tomate Ensalada: Tomates ecológicos de la huerta de nuestro amigo David. La piel de los tomates especiales para ensalada tiene tonalidades verdes, su carne es crujiente y muy sabrosa, con buen equilibrio entre la acidez y la dulzura.

Tomate Maduro Pera: Tomates ecológicos que también nos envía nuestro amigo David. Los tomates maduros pera son ideales para hacer sofritos y conservas de tomates.

Verduras Caldo: Un pack de verduras para que prepares tu mejor caldo casero: apio, chirivía, col, nabo, puerro y zanahoria de agricultura tradicional. Especial para soperos.

Zanahorias: Cosechadas en la huerta segoviana por los mismos agricultores amigos que nos envían los puerros, son de agricultura tradicional. Si quieres hacer un acompañamiento original, corta la zanahoria en bastones no muy finos, escáldalos en agua hirviendo durante un par de minutos y luego saltéalos otros dos minutos en aceite de oliva, añadiendo orégano y un chorro de vinagre balsámico.

Aguacate: Fruto ecológico de una cooperativa malagueña. El aguacate es un saludable sustituto de la mantequilla además de ser el ingrediente base del guacamole, ese delicioso invento mejicano para los aperitivos, donde se sirve con nachos para hacer dips o si prefieres una versión más saludables, con verduras como zanahorias o apio, cortadas en bastones. Prueba este guacamole muy fácil: pela y tritura tres aguacates, añade el zumo de un limón y una cebolla morada picada muy fina, cilantro, tomate picado muy fino y si quieres picante, una guindilla.

Almendras: Laura es una agricultora amiga especializad en árboles frutales que produce con métodos ecológicos y a lo largo del año nos envía sus productos. En estas semanas volvemos a recibir sus exquisitas almendras ecológicas con cáscara.

Caqui: Fruto ecológico recogido en la huerta valenciana. Una verdadera delicia del otoño. Hay dos variedades de esta fruta ecológica llena de dulzura y extraordinario sabor: el caqui común y el persimon. Se diferencian por la consistencia, el caqui tiene una textura blanda y gelatinosa que nos permite comerlo con cuchara mientras que el persimon tiene una carne firme, parecida a un melocotón, por eso a veces se le llama caqui duro. Ambas variedades son exquisitas.

Castañas: Una de las principales zonas de producción de castañas se encuentra en los bosques de Asturias y Galicia. Este fruto de agricultura tradicional se consume en toda Europa, durante el otoño. 

Chirimoya: Fruta típicamente tropical que nos envía un productor amigo de la Costa Tropical, en la vertiente malagueña. Es de agricultura tradicional. La chirimoya es dulce, jugosa y basta con partirla por la mitad y tomarla con ayuda de una cuchara para disfrutar de su delicioso sabor.

Ciruela Roja: La temporada de la ciruela en nuestro país se extiende hasta las primeras semanas de otoño.  Esta semana recibimos ciruelas rojas de agricultura tradicional de la huerta de un agricultor amigo ubicada en una zona dedicada al cultivo de frutales en la cuenca del Cinca.

Granada: María es una productora ecológica de la huerta alicantina que ha recolectado granadas para nosotros. Esta fruta ecológica da mucho juego en ensaladas y postres y es una de las mejores fuentes de antioxidantes naturales, es decir de los elementos que ayudan a frenar la acción de los radicales libres y así retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades.

Higo: El perfume dulce e intenso de las higueras cuando el fruto madura es una de las señas de identidad del campo mediterráneo en otoño. Este es el mejor momento para disfrutar de la tradicional dulzura de los higos. Son de agricultura tradicional.

Limón: Málaga es tierra de cítricos, sobre todo de limones. Basta recordar que uno de sus barrios tradicionales se llama El Limonar. La huerta ecológica de cítricos malagueños se ubica principalmente en el valle del Guadalhorce. De una cooperativa de esa zona nos llegan cada semana los exquisitos limones ecológicos.

Mandarina: Cuando los cítricos maduran podemos decir que el otoño va bien. Presentamos las primeras mandarinas de la temporada. Las ha cosechado nuestro amigo Adolfo, que tiene su huerta de frutales de agricultura tradicional a orillas del Ebro.

Mango: La huerta malagueña de nuestro amigo Jesús está ubicada en la Costa Tropical, la comarca ubicada en la zona costera entre Málaga y Granada, una zona de clima y suelo excelentes para el cultivo de frutas tropicales. Allí cultiva los dulces mangos ecológicos que nos envía esta semana.

Manzana Fuji: La Fuji es una variedad nacida en Japón, su nombre hace referencia a la montaña sagrada del país del sol naciente, el volcán Fujiyama. Es una manzana de agricultura tradicional, dulce y crujiente, con un ligero toque ácido que realza su sabor delicioso.

Manzana Golden: A quien le gusten las manzanas seguramente le encantará la Golden. Una manzana de color amarillo dorado, con perfume agradable, sabor dulce y excelentes valor nutricionales. Es de agricultura tradicional.

Manzana Verde Doncella: Una variedad que nos llega de la huerta aragonesa. Es de agricultura tradicional y una de las manzanas verdes más dulces. Tiene una piel fina de tonos amarillos que tienden al rojo en las zonas donde han recibido más sol. Su carne es jugosa y crujiente. Son muy buenas tanto en crudo como cocinadas.

Melocotón: Nos llegan de la huerta aragonesa y son de agricultura tradicional. Su bonito color amarillo nos recuerda que tienen un alto contenido en carotenos, con propiedades antioxidantes que protegen la vista y las mucosas, fortalecen los dientes y el cabello, previenen el envejecimiento celular y, gracias a la vitamina C y al potasio, ayudan a reducir el riesgo cardiovascular, a regular la tensión y a reforzar el sistema inmunológico.

Papaya: Esta fruta tropical es originaria de Centroamérica y nos llega de la huerta ecológica canaria. La reconocerás por su color amarillo verdoso y, al abrirla, por su pulpa rojiza y muy jugosa, parecida a la del melón, y sus semillas negras y brillantes. Para consumirla, corta la papaya por la mitad y retira las semillas negras, que no deben consumirse y enjuágala para eliminar cualquier residuo de estas semillas. La papaya debe servirse bien fría; descubrirás un exquisito sabor dulce, suave y jugoso.

Pera Conference: Cultivada por una cooperativa hortofrutícola de la cuenca del Segre, las Conference son de agricultura tradicional. Es la variedad de pera más popular por su jugosidad y dulzura. Fue presentada hace más de un siglo en una conferencia de productores británicos y de ahí toma su nombre.

Pitahaya: Una novedad en nuestro listado de frutas tropicales. La pitahaya nos llega de una cooperativa canaria de agricultura tradicional. Se trata del exquisito fruto de una exótica variedad de cactus. La pulpa es suave dulce y blanda.  Se la conoce también como fruta del dragón por la textura de su piel y su atractivo color rojo.  Es rica en agua, por lo que posee propiedades diuréticas y ayuda a deshinchar el organismo, además de rica en minerales como hierro, calcio, fósforo y vitaminas B, C y E.

Plátano: Plátano ecológico canario. Ahora que los agricultores de La Palma están sufriendo las consecuencias de la erupción, nosotros apoyamos más que nunca el consumo de esta deliciosa fruta que nos llega de las Canarias. Los plátanos canarios deben su sabor especial a su mayor grado de madurez, porque pasan más tiempo madurando en la planta que la banana. Por eso contienen más agua y resultan mucho más agradables y sabrosos que la banana tradicional.

Uva Blanca y Uva Morada: Uva de mesa ecológica de los viñedos alicantinos especializados en estas variedades. Son dulces y jugosas.