Información de los productos de la semana del 24 al 28 de Febrero

Cada semana intentamos que en los contenidos de nuestras cajas variadas haya verduras para hervir, hortalizas para ensalada y diferentes tipos de frutas. A lo largo del año cultivamos más de 140 frutas y verduras distintas, con el objetivo de ofrecer una alimentación variada y saludable.  La huerta de Disfruta & Verdura es ecológica certificada y la gran mayoría de nuestros agricultores amigos también lo son. Aun así, los productos que contienen nuestras cajas no son siempre ecológicos, cuando los productos ecológicos no cumplen nuestros estándares de calidad (bien porque el punto de maduración no es el adecuado, o el sabor no es bueno…) los sustituimos por otros de agricultura convencional.

Las cajas de fruta y verdura recién cosechada se preparan a diario en el almacén ubicado en nuestra huerta de Tarragona y desde allí se envían directamente a domicilio.Nuestra huerta es muy extensa pero lógicamente no produce de todo. Por eso contamos con una red de agricultores amigos de todo el país que nos ayudan a tener una oferta rica y variada. La fruta y verdura que servimos se produce exclusivamente en España. Trabajamos en especial con productores de Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla La Mancha, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Murcia y Valencia. Gracias a ellos podemos decir que ofrecemos lo mejor de cada huerta.

Ajo: La luz del sol en invierno nos deja unas imágenes preciosas de la huerta, nubes y montañas en el horizonte, la tierra marrón moteada de verde en los sembrados de escarolas, naranjos rebosantes, viñas ordenadas que levantan sus breves sarmientos desnudos al cielo, campos de hinojos que ondulan a viento, allí donde mires la Naturaleza trabajada por el hombre nos recuerda su profunda belleza. El tiempo ha sido magnífico en estos días de anticiclón. Noches frías y mediodías en los que el sol entibia la tierra. Como ha venido sucediendo en las últimas semanas, continuamos recibiendo ajos de agricultura tradicional de nuestro productor amigo de Gerona.

Alcachofa:  Enero es el mes en que todos queremos recuperarnos comiendo sano y ligero. Por suerte la huerta ecológica nos brinda la posibilidad de disfrutar con el detox natural por excelencia. Las alcachofas ayudan a desintoxicar el organismo, protegiendo el hígado de los radicales libres gracias a los ácidos fenólicos y estimulando la regeneración de las células hepáticas dañadas por sustancias tóxicas. Son ideales para paliar los efectos de los inevitables excesos de las pasadas Fiestas. Hervidas, al microondas o al vapor son súper saludables. Auténticas joyas de la huerta ecológica, nuestras alcachofas son una delicia gastronómica y una excelente hortaliza depurativa.

Berenjena: Las berenjenas asadas a la brasa son extraordinarias. Si vas a hacer una barbacoa corta berenjenas en rodajas gruesas (unos 2 cm) y ásalas por ambos lados con brasa fuerte, hasta que estén bien doradas. Al servirlas échales un chorreón de aceite de oliva virgen extra y sal en escamas. Las berenjenas de esta semana nos llegan de la huerta almeriense y son de agricultura tradicional.

Brócoli: Son ecológicos y los produce un agricultor vecino de nuestra huerta. El brócoli aporta vitaminas y minerales muy saludables, que se conservarán mejor si lo cocinas poco, ya sea al vapor, al horno o ligeramente hervido.

Brotes Rúcula: Cosechados en nuestra huerta ecológica, delicados y exquisitos. Quedan muy bien en las ensaladas, bocadillos y platos preparados. Aquí tienes una idea: corta ternera en tiras pequeñas y saltéala en una cazuela con un diente de ajo, removiendo para que se dore  por todas partes; añade ½ vaso de vino blanco y deja cocer hasta que se evapore; corta tomatitos cherry por la mitad y échalos en la cazuela, deja 2 minutos, añade los brotes de rúcula, deja un  minuto más y sirve aliñado con unas gotas de vinagre balsámico.

Calabacín: Es de agricultura tradicional cultivado en la huerta almeriense. Si tienes colirrábano, prueba una crema de calabacín y colirrábano. Pocha una cebolla, añade calabacín y colirrábano en rodajas finas, tapa la cazuela y deja cocer unos 20 minutos. Añade sal, aceite de trufa (o simplemente aceite de oliva virgen) y bate con un poco de leche hasta obtener la consistencia de una crema suave y fina. Verás qué buena.

Cebolla Morada: Cebolla ecológica que vuelve a enviarnos un productor amigo de la huerta aragonesa. Algunas verduras, desde el  punto de vista de los beneficios para la salud, son mejores crudas que cocinadas. Es el caso de la cebolla que en crudo conserva mejor sus efectos antioxidante y antiinflamatorio. La cocción por el contrario, hace que algunos de sus nutrientes se pierdan.

Cebolla Reca: Producida en la huerta aragonesa por los mismos agricultores ecológicos que nos envían la cebolla morada. Un buen método para evitar lágrimas al picar cebolla y suavizar su sabor es escaldarla en agua con un chorrito de vinagre. Reca es la variedad más común de cebolla, reconocible por su piel de color dorado cobrizo.

Cebolla Tierna

Los manojos de cebolleta son de agricultura tradicional cosechados por un agricultor de un pueblo vecino a nuestra huerta. Se trata de la cebolla de siempre cosechada cuando el bulbo aún está tierno, en fase de desarrollo. Su sabor es más suave y menos picante que el de la cebolla seca. Si haces la clásica sopa de cebolla con cebollas tiernas te quedará más suave. Corta las cebolletas en rodajas finas, saltéala en mantequilla a fuego suave durante unos 7 minutos, añade ½ vaso de vino blanco seco, deja que reduzca, añade caldo (de pollo), una hoja de laurel, un poco de tomillo y sal y deja cocer media hora a fuego bajo. Al apagar muele pimienta negra y sirve la sopa sobre rodajas de pan seco y echa queso gruyere rallado por encima para que funda con el calor del caldo.

Champiñón Marrón: También llamados Portobello, son de la misma familia que el champiñón blanco y como los de la pasada semana, nos llegan de Albacete, cultivados por productores especializados en este producto de agricultura tradicional. Destacan por su color marrón tostado, aunque su tallo y su interior son de un llamativo blanco. Dadas estas características resultan muy atractivos a la vista sobre todo si se sirven laminados. La textura es firme, tienen un sabor algo más dulce y un gusto más fresco si los tomas crudos, por ejemplo en ensaladas. También se aprecia muy bien su sabor si se hace a la parrilla, y si no es posible pues a la plancha, riquísimos, como casi todas las setas, cocinados con ajo y perejil.

Calsots: Comienza la temporada de este curioso y exquisito producto del invierno en la huerta ecológica. El calsot es una variedad de cebolla tardía que toma su nombre de la práctica de amontonar tierra encima de los brotes nacidos de la cebolla (se “calzan” con tierra) para conseguir tallos blancos de unos 20 cm de longitud. Según el tipo de caja, encontrarás los calsots de nuestra huerta ecológica en manojos de 5 10 o 15 unidades. Se pueden asar al horno o a la brasa y en cualquier receta son un buen sustituto de la cebolla. Como alternativa para hacer los calsots pruébalos en tortilla: córtalos en rodajas, dóralos y haz la tortilla de la manera habitual (puedes añadirle queso parmesano rallado). También puedes pedir una caja complementaria de calsots que incluye nuestra exquisita salsa romesco, hecha a partir de una receta casera, con ñoras avellanas, almendras y aceite de oliva virgen. Pídelos entrando en tu área de cliente o en la agrotienda.

Col Romanescu: Col de agricultura tradicional cultivada por un vecino de nuestra huerta. La Romanescu es “prima hermana” de la coliflor y del brócoli. Tiene un bonito color verde lima y unas atractivas flores en forma de arbolito o de pagoda. El nombre “Romanesco” es de origen italiano ya que esta variedad se comenzó a cultivar en la península itálica en el siglo XVIII. Para prepararla, puedes hervirla igual que la coliflor. Notarás que su sabor es suave y dulce.

Coliflor: Cultivada por nuestro vecino y amigo especializado en agricultura ecológica. La coliflor es una hortaliza que apasiona aunque algunas personas la evitan por el olor que desprende al cocinarla. Este inconveniente se puede evitar echando semillas de comino al agua, o también un chorro de leche. El color blanco puro se obtiene atando sus hojas por encima de la planta para impedir la entrada del sol. De esta manera no realiza la función clorofílica que le daría el color verde.

Colirrábano: El colirrábano, col rábano, o colinabo, es una planta de la familia de las crucíferas, es decir de las coles. Lo hemos cultivado en nuestra huerta ecológica y lo cosechamos cuando la base del tallo se engrosa en forma de tubérculo y alcanza el tamaño de una pelota de tenis. Su sabor recuerda al nabo y se utiliza cocido para la elaboración de sopas y en ensaladas, a las que proporciona un sabor picante. Normalmente se pela, se corta en dados y se hierve, aunque también puede rallarse en las ensaladas. Las hojas también pueden cocerse y comerse como una col.

Endibia roja: Endibias ecológicas cultivadas en nuestra huerta. Se las conoce  también como “radicchio”. El nombre radicchio de origen italiano denomina diferentes variedades de esta familia pariente de las lechugas, escarolas y endibias, entre ellas la achicoria. La endibia roja o radicchio de nuestra huerta es crujiente y tiene un sabor entre dulce y amargo. La puedes consumir en ensalada mezclándola con otras lechugas o, por ejemplo, cortar en juliana, saltear y servir como acompañamiento.

Escarola rizada: La escarola es una hortaliza de invierno por su resistencia  al frío. A lo largo de todo el invierno en la huerta ecológica cosechamos escarolas rizadas. Tal como os hemos explicado en otras ocasiones, las escarolas se atan con esparto de manera que las hojas centrales, al no recibir luz solar, se blanquean, pierden su sabor amargo original y quedan dulces y tiernas. Las hojas exteriores más verdes se consumen también, sobre todo las más tiernas. Puedes aprovecharlas preparando una tortilla original, simplemente salteando las hojas verdes y luego haciendo la tortilla.

Espinacas Baby: Estas espinacas de agricultura tradicional son de un vecino que tiene su huerta no muy lejos de la nuestra. Se cosechan cuando el brote aún está muy tierno, por eso tienen un sabor delicado y exquisito. La hoja es pequeña y suave, de modo que se cuece muy rápido, tanto si la haces al vapor como hervida o salteada, con 3 – 4 minutos es suficiente. Además, al ser tan tiernas, son ideales para ensaladas.

Garbanzos: ¡Las legumbres son geniales! Sabrosas, saludables y cargadas de beneficios nutricionales. La mejor manera de consumir proteínas vegetales. No es extraño que en muchos países constituyan la base de la alimentación. Ahora que todos los organismo internacionales recomiendan disminuir el consumo de carnes rojas, no sólo para mejorar nuestra alimentación sino también para cuidar el medio ambiente, deberíamos consumir cada vez más legumbres como los garbanzos ecológicos que encontrarás esta semana entre nuestros productos.

Hierbas aromáticas: En el huerto ecológico reservamos un rincón para las plantas aromáticas que dan sabor a nuestra cocina mediterránea. Plantamos y recogemos perejil, romero, cilantro, tomillo, salvia, laurel, orégano, menta, etc.

Hinojo: El hinojo, cosechado en nuestra huerta ecológica, tiene un sabor suave y dulce, ligeramente anisado con textura crujiente. Puedes consumirlo crudo, en ensaladas, o cocinado de diferentes maneras. Para limpiar el bulbo, tienes que quitar las hojas exteriores más duras, que puedes reservar para el caldo, mientras que el tallo, en especial las pequeñas hojas verdes, se suelen utilizar para aromatizar pescado al horno o las cremas de verdura. Prueba el hinojo en una crema: trocea y saltea 2 bulbos, 4 calabacines, 1 puerro y un poco de jengibre. Cubre con agua y hierve durante ½ hora  a fuego medio. Apaga, retira el jengibre, añade un diente de ajo y el zumo de medio limón. Bate todo hasta conseguir una crema fina.

Judía Perona: Judía de agricultura tradicional. Pruébalas a la romana. las Córtales las puntas y retírale las fibras laterales, ponlas en una olla con agua hirviendo y sal durante unos cuatro de minutos. Escurre las judías muy bien y pásalas por harina y huevo batido (en ese orden). Ahora fríelas en una sartén con abundante aceite de oliva caliente hasta que queden doradas.

Lechuga Hoja de Roble Roja: Cosechada en nuestra huerta ecológica. La Hoja de Roble ofrece dos variedades de lechuga: la roja y la verde. La roja tiene las hojas un poco más irregulares que la verde, y ambas son dulces y sabrosas, ligeramente crujientes. Se trata de una lechuga ecológica delicada, que una vez cosechada aguanta poco tiempo y conviene conservarla en la nevera. Un truco para que las hojas recobren su aspecto fresco es sumergirlas por un instante en agua caliente y luego aclararlas con agua fría.

Ñoras: Pimientos secos de forma redondeada, que deben su nombre al pueblo murciano de La Ñora, dedicado a la producción de ese ingrediente imprescindible de nuestra cocina. La ñora no es picante y su pulpa es carnosa. Para consumirla, primero, debemos quitarle las semillas. Luego, las hidrataremos durante unas horas para sacarles la pulpa raspando con un cuchillo, que es lo que se aprovecha en la cocina. Habitualmente la carne de ñora se añade a los sofritos al final.

Patata Agria: Patata ecológica especial para freír que nos envía un cooperativa de productores de Segovia. Su carne amarilla compacta permite hacer patatas fritas perfectas ya que resiste bien la temperatura del aceite caliente dorándose sin absorberlo.

Patata Monalisa: Patata ecológica cultivada por los mismos agricultores segovianos que nos envían la Agria. Monalisa es la patata multiuso por excelencia, apta para todo tipo de cocciones.

Puerros: Los ha cosechado para nosotros un vecino de nuestra huerta. Son ecológicos y los servimos enteros o blancos, es decir sin la parte verde, según el tamaño de las cajas. La parte verde del puerro es muy útil para hacer caldos de verduras ligeros.

Tomate Cherry Pera: Exquisitos tomatitos ecológicos cultivados por un productor amigo de Andalucía especializado en agricultura ecológica. Esta semana nos ha enviado diferentes variedades de tomates de su cosecha.

Tomate de Colgar: El tomate de colgar se ata en ristras para poder colgarlo, como su nombre indica. Se trata de una variedad de tomate que puede conservarse fresco durante varios meses tras haberlos recogido de la mata. Son de agricultura tradicional, sabrosos y jugosos. En la antigüedad eran muy valorados porque permitían disfrutar del sabor del tomate fresco fuera de temporada. En la actualidad han recobrado gran prestigio y son muy demandados.

Tomate Ensalada:  Tomate ecológico especial para ensaladas que nos envía un productor amigo de Andalucía. Pueden tener un color verde oscuro, es una característica de esta variedad que no indica el grado de madurez, ya que están en su punto para consumir.

Tomate Maduro Pera: Tomate ecológico producido en la huerta almeriense. Es especial para salsas y sofritos aunque también vale para ensaladas. Se reconoce por su forma característica similar a una pera. Se cosecha cuando llega su punto óptimo de maduración. Para hacer una salsa rápida, los puedes rallar y sofreír con un diente de ajo y una hoja de laurel o de albahaca durante 5 minutos.

Tomate Maduro Rama: Especial para preparar sofritos aunque la calidad y el sabor de estos tomates ecológicos los hacen aptos también para ensaladas. Su colorido rojo intenso y las ramas verdes que lo acompañan nos recuerdan a las imágenes más bonitas de la huerta.                

Tomate Raf verde: El RAF es la estrella de los tomates de invierno. Es una variedad joven que nació en la Vega de Almería en los años ‘70. Allí, el invierno es duro, las aguas salinas y la tierra poco generosa. Los campesinos cruzaron distintas variedades buscando un tomate para cultivar al aire libre, capaz de resistir las inclemencias de la zona. Así descubrieron un tipo de tomate que combate la salinidad del agua generando más azúcares, resiste a los ataques de los hongos y al permanecer más tiempo en la mata, porque el frío ralentiza su crecimiento, concentra más sabor. Es de agricultura tradicional y verás que es de color verde oscuro, muy sabroso.

Verduras Caldo: En el pack de verduras para que prepares tus caldos caseros incluimos col rizada ecológica, nabo, chirivía, zanahoria y puerro de agricultura tradicional.

Zanahorias: La mejor manera de asegurar la buena absorción de la vitamina A y los betacarotenos de la zanahoria es cocerla. Una cocción breve, a temperatura media, rompe las paredes moleculares de la zanahoria, libera los elementos benéficos y hace más digerible la fibra. El manojo de zanahorias que recibirás esta semana nos llega de la huerta segoviana, de agricultura tradicional.

Aguacate: La fruta de moda que triunfa en todo el mundo. Es de cultivo ecológico de la huerta malagueña, producido por nuestro amigo Jesús. Su enorme éxito se debe a sus propiedades saludables y su sabor exquisito. El consumo regular de aguacate reduce los niveles tanto del considerado ‘colesterol malo’, como de los triglicéridos en sangre, posiblemente, debido a su elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados y en fibra soluble e insoluble (por lo que, además, tiene un efecto saciante y previene el estreñimiento). También es rico en minerales como magnesio y potasio, vitamina E (potente antioxidante), B6 (que contribuye al normal funcionamiento de los sistemas nervioso e inmunitario) y ácido fólico. Incluso, su ingesta contribuye a cubrir las necesidades de otras vitaminas como la vitamina C, y, en menor grado, la vitamina B. Además, el aguacate es un excelente antioxidante que previene el envejecimiento cutáneo. Como ingrediente de la cocina vegetariana es muy apreciado como sustituto de la mantequilla o de la nata en infinidad de recetas.

Almendra: Volvemos a tener las almendras que nos envía Laura, nuestra agricultora amiga que produce con métodos ecológicos y a lo largo del año nos hace llegar sus productos. Ahora es el turno de sus exquisitas almendras ecológicas.

Caqui: El caqui ecológico nos llega de la Ribera Alta del Júcar, una zona de la fértil huerta valenciana que cuenta con gran cantidad de huertos de frutales. También conocido como palo santo, su pulpa es dulce y deliciosa.

Frambuesa: Exquisito fruto rojo ecológico que produce un agricultor amigo de Almonte, en la provincia de Huelva. Las frambuesas son sabrosas y muy saludables, contienen fibra y vitamina C, y minerales como el potasio, magnesio o calcio aportando además una cantidad muy escasa de calorías.

Kiwi amarillo: Kiwis de agricultura tradicional, también llamados kiwis golden, es decir dorados. Esta variedad tiene un sabor más dulce que nos recuerda el origen tropical de esta fruta.

Kiwi verde: Fruta ecológica cosechada por un productor amigo de Alforja. El kiwi toma su nombre del simpático pajarillo de pico largo y sin alas, que es el símbolo nacional de Nueva Zelanda. Este país fue el primer productor del mundo en el siglo XX y contribuyó a su difusión. De hecho, a los neozelandeses se les conoce popularmente cono “kiwis”. Según los expertos nutricionistas el consumo de uno o dos kiwis verdes al día, tomados con el desayuno, es muy saludable y ayuda a prevenir el estreñimiento.

Limón: Los cítricos ecológicos son la mejor manera de tomar vitamina C y así reforzar nuestras defensas para prevenir las gripes y resfriados tan habituales en invierno. Los limones ecológicos de esta semana nos llegan de una finca de limoneros ubicada en la costa del Levante. Cuando quieras puedes añadir a tu pedido habitual una cesta de 2 kg de limones ecológicos.

Mandarina: Son ecológicas, dulces y jugosas, recogidas por un productor amigo de Castellón directas del árbol a tu casa para que disfrutes de su exquisita vitamina C. Puedes añadir a tu pedido habitual una caja de tres kilos de mandarinas ecológicas.

Manzana Golden: Estamos en plena época de cosecha de esta variedad de agricultura tradicional. La Golden por su atractivo color amarillo- verde-dorado, por sus valores interiores -jugosidad, finura y suavidad- y por su sabor dulce y ligeramente ácido ha conquistado el mundo entero.

Naranjas: Naranjas ecológicas para zumo. Un zumo recién exprimido es la forma más deliciosa de tomar vitamina C, prevenir resfriados y empezar el día con alegría. Apúntate a recibir una cesta por semana o cada quince días de estas exquisitas y saludables naranjas ecológicas. Puedes elegir entre cestas de naranjas para zumo de 4 kg, 9 kg y 15 kg.

Naranja Mesa: Son ecológicas y nos llegan de los naranjales malagueños que producen naranjas dulces y jugosas. Se distinguen de las naranjas para zumo por su mayor calibre.

Pera Conference: Cultivada por una cooperativa hortofrutícola de la cuenca del Segre, las Conference son de agricultura tradicional. Es la variedad de pera más popular por su jugosidad y dulzura. Fue presentada hace más de un siglo en una conferencia de productores británicos y de ahí toma su nombre.

Plátano: Plátano ecológico de Canarias. El plátanos es la fruta de los deportistas por excelencia, no sólo por su alto valor energéticos sino también por su importante aporte de potasio que se asimila rápidamente y permite reponer las sales que se pierden al sudar.

Pomelo: Cítrico ecológico que incluimos en nuestras cajas especiales de fruta y cítricos. Puedes hacer zumos, servirlo en ensalada, cócteles de langostino e infinidad de recetas tanto saladas como dulces.