información de los productos del 12 al 16 de diciembre

A continuación te detallamos la información de los productos de  Disfruta & Verdura  que van en nuestras cajas de la semana del 12 al 16 de Diciembre:

  • Acelga larga: Hemos cosechado esta acelga larga, de penca blanca, en nuestra huerta ecológica. Esta semana hemos compartido una quiche de acelga hecha con pasas, piñones, huevo, nata y queso rallado. ¡Buenísima! Una deliciosa manera de disfrutar de los beneficios de la acelga para nuestro organismo: vitaminas A, C y K, ácido fólico que ayuda a metabolizar el hierro y sales  minerales, como el calcio, magnesio y potasio. Además de la fibra que favorece la actividad digestiva.
  • Ajo: Es uno de los condimentos más populares del mundo utilizado también como remedio por sus grandes propiedades curativas y benéficas. Este ajo ecológico te dará muchas satisfacciones en la cocina. Prueba los spaghettis al ajo, aceite y guindilla: en una sartén grande, sofríe dos dientes de ajo laminados con una guindilla picada, baja un poco el fuego, añade una cucharada de agua de cocción de la pasta para darle cremosidad, echa los spaghettis al dente para acabarlos en la sartén revolviendo durante medio minuto. Perejil y parmesano rallado y listo. ¡Así de fácil!
  • Alcachofa: La alcachofera es una planta que puede alcanzar hasta dos metros de altura y desarrolla unas flores en la punta que son la parte comestible, lo que nosotros consumimos. En los últimos años hemos sembrado diversas parcelas con esta planta, ya que es uno de los cultivos que mejor se da en nuestra huerta ecológica y queremos ofrecer durante toda la temporada este sabroso y reconocido producto.
  • Alubias: Estas alubias blancas son de cultivo ecológico y nos las envía un productor amigo de León. Uno de los secretos para conseguir unas legumbres deliciosas es añadirles un “refrito” al final de la cocción: sofreír una cebolla picada y dos ajos laminados, añadir una cucharada de pimentón y una de harina para espesar, apagar el fuego, remover con una cuchara de madera y echar en la cazuela donde habremos cocido las legumbres. Vale para las alubias y también para los garbanzos.
  • Berenjena: Estas hortalizas ecológicas son grandes aliadas de las dietas para perder peso. Las berenjenas tienen pocas calorías y dan sensación de saciedad. Las puedes preparar de mil maneras. Aquí te proponemos dos: cortadas en rodajas de 1 cm de espesor, asadas a la plancha y servidas con unas gotas de aceite de oliva virgen. Y si no las quieres consumir de inmediato, las puedes cortar en rodajas no muy gruesas, hervir en un litro de vinagre blanco durante unos minutos y escurrir reservando el vinagre. Las dejas  enfriar, las pones en un bote de vidrio, con unos granos de pimienta, perejil, albahaca y una guindilla. Las cubres con el vinagre ya frío y por encima un poco de aceite de oliva. Así se conservarán varios días.
  • Boniato naranja: A pesar de que asociamos este tubérculo a los días fríos del otoño y del invierno, el boniato es un producto originario de zonas tropicales. El nuestro lo cultiva en Málaga nuestro amigo José, especialista en producción ecológica. Tiene un intenso color naranja y un delicado sabor dulce. Los puedes asar al horno o a la brasa, freír o hervir y preparar postres o acompañamientos, especialmente para carnes.
  • Calabacín: Con un rallador o un pelador puedes convertir a este calabacín ecológico en unos exquisitos spaghettis vegetales. Luego los salteas o los hierves unos minutos y los aliñas con una salsa ligera que deje apreciar su delicado sabor. Te recordamos como siempre que primero hay que lavarlos. En los sembrados del huerto ecológico, las hortalizas acumulan polvo y tierra por eso hay que lavarlas antes de consumirlas.
  • Calabaza: La calabaza ecológica cultivada en nuestra huerta no es de gran tamaño pero sí de gran sabor. Desde un punto de vista nutricional, es una hortaliza muy adecuada para los niños. Su color es bonito y agradable. Suave y dulce, se puede combinar con legumbres y otras verduras para hacerlas más atractivas. Así, los pequeños se van acostumbrando poco a poco, a una alimentación más sana.
  • Castañas: Una de las principales zonas de agricultura tradicional de castañas se encuentra en los bosques de Asturias y Galicia. Si quieres pelar las castañas con facilidad, hazles un corte en la piel y luego las escaldas en agua hirviendo, o las pones unos minutos en el microondas. Si las asas al horno también haz el corte. Una vez hechas, conviene pelarlas en caliente. En recetas dulces o saladas, son deliciosas y muy poco calóricas.
  • Cebolla: la cebolla de la variedad Recas es la que tiene mayor difusión, la que asociamos habitualmente al término cebolla. Su forma y el color dorado cobrizo de su piel la hace inconfundible. Una vez cosechadas, nuestras cebollas ecológicas se almacenan en una zona bien ventilada, al resguardo de la luz y la humedad y se dejan secar unas semanas antes de servirlas.
  • Cebolla morada: Cebolla de cultivo ecológico, de forma ligeramente achatada, con las capas exteriores moradas y el interior con una tonalidad más pálida. En algunas zonas del país se la denomina también cebolla de Figueras, porque en esta zona fronteriza con Francia hay amplias extensiones dedicadas al cultivo de esta variedad.  Es una cebolla que se utiliza mucho en las ensaladas por su textura blanda, carne dulce y sabor agradable. Si la cortas y la dejas unos minutos en remojo en vinagre conseguirás un sabor aún más suave.
  • Coliflor: La coliflor blanca de esta semana se ha cosechado en la huerta ecológica.  A pesar de tener grandes fans por su excelente sabor, la coliflor tiene también detractores sobre todo por el olor a la hora de hervirla. Aquí tienes algunos trucos para evitar o por lo menos reducir el olor y disfrutar más de su sabor: echa un chorro de leche cuando rompa el hervor, o añade al agua unas semillas de comino, que además le darán un ligero sabor. Otro consejo habitual es hervir las flores con poco agua o hacerlas al vapor para conservar mejor todas sus propiedades.
  • Col Kale: ¿por qué se ha hecho tan famosa la col Kale? Es una variedad recuperada que cultivamos en nuestra huerta ecológica, similar a la berza. Últimamente se ha puesto de moda entre las estrellas de Hollywood. Gwyneth Paltrow la recomienda fervientemente. Kevin Bacon llegó a decir: “un día sin Kale es como un día sin sol”. Su bajo contenido en calorías la hace muy adecuada en dietas de adelgazamiento, pero sus propiedades nutricionales la convierten en uno de los alimentos más poderosas del planeta. Una sola taza de col Kale contiene 6 gramos de carbohidratos totales (incluyendo 2 de fibra), 3 gramos de proteína y sólo 33 calorías y la grasa vegetal presente en esta “súper col” es el ácido graso omega-3 también llamado «ácido alfa-linolénico». Al ser muy baja en calorías, es uno de los alimentos con mayor densidad de nutrientes que existen. Comer Kale a menudo es una gran manera de aumentar el contenido total de nutrientes en nuestra dieta. Una fama bien ganada.
  • Col Picuda: Esta variedad tiene una forma característica acabada en “pico” y un sabor delicado y muy agradable. Fue uno de los primeros cultivos que sembramos en nuestro huerto ecológico. Y cada año comprobamos su éxito entre todos los “disfrutistas”, los que formáis parte de la comunidad de Disfruta & Verdura que cada vez pedís más col picuda a la hora de hacer cambios en las cajas.
  • Endibia roja: El año pasado comenzamos a plantar en la huerta ecológica esta variedad de endibia, que algunos llaman radicchio  utilizando su nombre italiano. Nos gusta la forma elegante, el color, la textura ligeramente crujiente y sobre todo el sabor exquisito, entre dulce y amargo. Las ensaladas de endibia roja quedan muy buenas, y en la cocina italiana se utiliza en los risottos y para condimentar algunas pastas (por ejemplo, cortada en juliana, salteada y mezclada con queso gorgonzola).
  • Escarola rizada: Las plantas de esta exquisita variedad de nuestra huerta ecológica se atan con esparto de manera que las hojas centrales, al no recibir luz solar, se blanquean, pierden su sabor amargo original y quedan dulces y tiernas. Las hojas exteriores más verdes se consumen también, sobre todo las más tiernas. Prueba una original tortilla cortando en juliana y salteando las hojas que descartes al hacer una ensalada. Luego haz la tortilla como siempre, salpimentando. Tiene un ligero sabor amargo y delicioso a la vez.
  • Espinacas Baby: Pequeñas, delicadas y exquisitas, estas espinacas son nuestras favoritas. Se trata de las espinacas de hoja lisa cosechada en forma temprana, de agricultura tradicional, para aprovechar toda su ternura. Son ideales para ensalada y no hace falta quitarles el tallo, son igual de tiernos que las hojas. Si las vas hervir o saltear, la cocción debe ser corta, un par o tres minutos es suficiente.
  • Granada: Esta fruta ecológica da mucho juego en ensaladas y postres y es una de las mejores fuentes de antioxidantes naturales, es decir de los elementos que ayudan a frenar la acción de los radicales libres y así retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades. Un zumo de granada –pasando los granos por la batidora y colando- es un delicioso concentrado de salud.
  • Hierbas aromáticas: En el huerto ecológico reservamos un rincón para las plantas aromáticas que dan sabor a nuestra cocina mediterránea. Plantamos perejil, romero, tomillo, salvia, orégano, menta, etc.
  • Hinojo: Hasta hace poco, esta hortaliza no se consumía mucho en nuestro país. Pero su sabor suave y dulce, ligeramente anisado y su textura crujiente están logrando que el hinojo gane una gran cantidad de adeptos, que aprecian los sabores de la buena cocina. Lo hemos cosechado en la huerta ecológica y para limpiar el bulbo, tienes que quitar las hojas exteriores más duras, que puedes reservar para el caldo, mientras que el tallo, en especial las pequeñas hojas verdes, se suelen utilizar para aromatizar pescado al horno. Con el hinojo puedes hacer ensaladas, gratinados, sopas y una infinidad de recetas con carne y pescado.
  • Judía Perona: Es probablemente la verdura más popular de nuestro país. Esta variedad de judía ecológica se llama también judía verde plana o habichuela, según la zona. Y en el continente americano recibe una infinidad de nombres dependiendo del país: frijolitos y vainicas en Centro América, porotos verdes en Chile, chauchas en Argentina, etc.
  • Kiwi: Según los expertos el consumo de uno o dos kiwis verdes al día, tomados con el desayuno, ayuda a prevenir el estreñimiento. Y si son ecológicos, como los nuestros, aún mejor. El kiwi toma su nombre del simpático pajarillo de pico largo y sin alas, que es el símbolo nacional de Nueva Zelanda. Este país fue el primer productor el mundo en el siglo XX y hoy el esta fruta deliciosa se cultiva también en nuestro país.
  • Lechuga Hoja de Roble roja: La Hoja de Roble ofrece dos variedades de lechuga: la roja y la verde. La roja tiene las hojas un poco más irregulares que la verde, y ambas son dulces y sabrosas, ligeramente crujientes. Se trata de una lechuga ecológica delicada, que una vez cosechada aguanta poco tiempo y conviene conservarla en la nevera. Un truco para que las hojas recobren su aspecto fresco es sumergirlas por un instante en agua caliente y luego aclararlas con agua fría (nos lo enseñó un fotógrafo especialista en alimentos).
  • Limón: El limón ecológico es un exquisito condimento en la cocina, que permite preparar una infinidad de recetas al horno o sustituir al vinagre en los aliños de ensaladas. El color amarillo dorado del limón que nos recuerda al sol, hace que en muchas culturas esta fruta haya tenido un carácter sagrado.
  • Mandarina: Verás que la piel de estas mandarinas ecológicas tiene tonos verdes, pero por dentro están maduras, jugosas y listas para disfrutar de su sabor.
  • Manzana Verde Doncella: Manzana ecológica cosechada en la cuenca del Jalón, el río que atraviesa Soria y Aragón para desembocar en el Ebro. Se recolecta en esta época, con el otoño bien avanzado. Es  una manzana que al madurar tiene una piel fina  brillante, con tonos rojizos donde le ha dado el sol y un verde pálido en el resto. Tiene un sabor muy dulce y atractivo al paladar. Su carne es blanca, crujiente, muy jugosa y consistente. Una delicia de la naturaleza.
  • Naranjas zumo: Un zumo al día da fuerza, salud y alegría, reza el dicho popular. Lo cierto es que la vitamina C de una naranja ecológica recién exprimida es un gran aliado de la salud para prevenir resfriados y aumentar los antioxidantes.
  • Ñora: Este pequeño pimiento redondo, secado al sol, es de agricultura tradicional y nos llega de Murcia. Se utiliza para elaborar pimentón y en el Levante, para dar sabor a los arroces y paellas. La mejor forma de aprovechar su pulpa es hervirlo unos minutos, retirar la carne con un cuchillo y añadirla a los sofritos.
  • Patata Agria: Esta patata ecológica pertenece a la variedad aconsejada para freír. Disponer de patatas agrias para freír es condición indispensable pero no suficiente para lograr una patata frita excelente. Según los especialistas se debe recurrir a la técnica de la doble fritura. Primero se fríen 3con el aceite a temperatura más baja durante unos 5 minutos, se dejan enfriar y luego, en el momento de servir se las vuelve a pasar dos minutos por el aceite, está vez a temperatura más alta, para que queden crujientes por fuera y cremosas por dentro.
  • Patata Monalisa: Tiene nombre de obra maestra de la pintura renacentista, es de producción ecológica y es una de las variedades de patata más populares por su versatilidad, ya que se puede utilizar en todo tipo de cocciones.
  • Pera Conference: Esta variedad nació en Inglaterra el siglo XIX y se presentó oficialmente en la Conferencia Nacional de Peras Británicas de 1895, de ahí el nombre “Conference” o “Conferencia”.  En poco tiempo, conquistó Europa por su dulzura y jugosidad y porque se conservan muy bien. Pronto se convirtieron en la variedad de peras más consumida en todo el continente. Las nuestras, cultivadas mediante agricultura tradicional en la cuenca del Cinca,  se recogen a  lo largo del otoño, comenzando en septiembre.
  • Plátano: Si os fijáis en las retransmisiones de los partidos de tenis, cuando los jugadores se sientan entre un set y otro, muchas veces sacan un plátano y comen un trozo (Rafa Nadal lo hace casi siempre). Un estudio de una universidad americana demostró que comer un trozo de plátano cada 15 minutos durante una competición es igual de eficaz y más saludable que una bebida isotónica para recuperar los elementos que pierde el organismo al realizar esfuerzos intensos y prolongados. Ya lo sabes: cuando hagas deporte, llévate uno de los plátanos ecológicos que recibes en tu caja para recuperarte mejor.
  • Pomelo: El zumo de pomelo tiene la misma cantidad de vitamina C y menos calorías que uno de naranja. Además puede degustar este pomelo ecológico de muchas maneras diferentes, por ejemplo, cortándolo en gajos y preparando un cóctel de gambas y pomelo.
  • Remolacha: Las remolachas ecológicas son ricas y muy saludables, además se conservan hasta dos semanas en la nevera. Aquí va una idea para una ensalada con aires alemanes: patatas y remolachas hervidas, una cebolleta picada fina, pepinillos en vinagre y un aliño de yogur batido con mostaza.
  • Tomates maduro en rama: Especial para preparar sofritos aunque la calidad y el sabor de estos tomates ecológicos los hacen aptos también para ensaladas. Su colorido rojo intenso y las ramas verdes que lo acompañan nos recuerdan a las imágenes más bonitas de la huerta.
  • Tomate ensalada: Esta variedad especial para ensalada es de producción ecológica. Tiene una textura crujiente y un sabor ligeramente dulce. A veces tienen un colorido verde, porque se cosechan en el momento óptimo justo antes de que enrojezcan. Ese color no significa que aún no estén maduros, están listos para consumirlos y disfrutar de su textura crujiente y su sabor intenso.
  • Tomate de colgar: Este delicioso tomate de origen mallorquín, crece en racimos que una vez cosechados se cuelgan en sitios frescos y bien aireados para conservarlos durante más tiempo. De agricultura tradicional,  forma redondeada, piel fina y color rojo anaranjado, son exquisitos en ensalada o para restregar sobre el pan.
  • Verduras para el caldo: De la huerta ecológica directas a la olla para prepares un gran caldo casero: nabo, chirivía, apio, col, puerro y zanahoria. Puedes hacer una sopa de verduras o un minestrone, añadiendo beicon en dados y alubias
  • Zanahorias: Crudas o cocidas mantienen sus proverbiales propiedades saludables, sobre todo el betacaroteno esencial para la producción de vitamina A. Nuestras zanahorias son ecológicas y puedes servirlas tanto en crudo como cocidas brevemente para hacer más asimilable el betacaroteno.