Salvia officinalis

La próxima semana encontraréis en las cajas de Disfruta & Verdura un buen manojo de salvia fresca.

La salvia es una hierba aromática que plantamos en la huerta, para que luego vosotros la podáis utilizar en vuestros guisos, puesto que tiene infinidad de propiedades culinarias y terapeúticas.

La salvia es de color verde, es aromática y pertenece a la familia de las labiadas, sus flores son de color azul o violeta, pequeñas pero bonitas. Preferiblemente se debe de usar fresca, pero si no es posible se puede usar seca. Cuando se seca el olor y el sabor son un poco resinoso. Se puede mezclar con otras hierbas como tomillo, orégano, romero, etc., con pimienta y nuez moscada.

Componentes activos: Aceite esencial, flavonoides, principios amargos, taninos, estrógenos (hormonas femeninas).

Aplicaciones terapéuticas: Inhibe la producción de sudor y saliva (pero también inhibe la secreción láctea, por lo que no la deben consumir las madres lactantes). Es antiespasmódica y carminativa (reduce los gases intestinales). Como antiséptica, se recomienda masticar una hoja fresca, para combatir el mal aliento. Reduce el nivel de glucosa en la sangre. Ejerce un discreto efecto de regulación del ritmo cardíaco.

Aplicaciones culinarias: Culinariamente es utilizada principalmente para adobar o condimentar carnes grasas como: el cerdo, cordero, pato, pescados grasos como el salmón, con hígado, con salsas de queso para pasta, quesos, salsas… Es la segunda hierba aromática (después de la albahaca) más utilizada en la cocina italiana, ya que es perfecta para combinar con con tomate, calabacines o berenjenas, para añadirla a cremas de vegetales o combinar con pasta o aromatizando mantequilla. Todas las legumbres ganan en digestibilidad con unas hojas de salvia en el agua de cocción, y las zanahorias resultan más astringentes con una pizca de salvia. También puede tomarse en infusión aunque en estos casos es bueno utilizar junto a las hojas, algunas flores.

El Secreto de la Salvia: Se dice que proporciona una garantía de larga vida, comiendo un poco cada día, que fomenta la sabiduría y que protege contra el mal de ojo. Antiguamente se utilizaba como oráculo amoroso (para visualizar al futuro marido). Cuentan que nunca hay que plantarla sola, sino compartiendo espacio con otras plantas.

Esperamos que la disfrutéis dándole un buen toque de aroma a vuestros platos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *