La calidad de los huevos se mide en términos nutricionales, culinarios y de salud, factores que distinguen claramente a un huevo ecológico de un huevo estándar. En este caso la gallina es antes que el huevo.

Al coger uno de nuestros huevos ecológicos verás una serie de dígitos estampados en la cáscara. El primero siempre es un cero que te confirmará que la gallina se ha criado con métodos ecológicos. Según la crianza, la Ley identifica cuatro tipos que deben indicarse con números: los huevos procedentes de gallinas criadas en jaulas se identifican con un 3, los huevos procedentes de gallinas criadas en suelo con un 2, los huevos camperos con un 1 y el 0 ya lo sabes, huevos ecológicos.

Evidentemente todos son aptos para consumo humano y así lo certifican los organismos pertinentes. Nuestra salud no corre peligro si nos comemos una tortilla hecha con huevos del tipo 3 pero el huevo ecológico por salud, sabor y sostenibilidad, gana con mucha ventaja sobre los demás. Ese cero del huevo te dice que las gallinas se han criado en libertad de acuerdo con los principios del bienestar animal. Los animales para criarse en buenas condiciones, tienen que estar sanos, bien alimentados y “felices”, es decir que no deben experimentar emociones negativas como el miedo o el estrés.  Las llamadas 5 libertades del bienestar animal recogen estos principios. La primera es que los animales deben tener acceso a agua de bebida y a una dieta adecuada a sus necesidades. La segunda señala que no deben sufrir estrés físico ni térmico, porque se le proporciona un ambiente adecuado, incluyendo refugio frente a las inclemencias climáticas y un área de descanso cómoda. De acuerdo con la tercera libertad, tienen que tener buena salud, no deben sufrir lesiones ni enfermedades gracias a una prevención y tratamientos adecuados. La cuarta establece que los animales tengan el espacio necesario y las instalaciones adecuadas y que se alojen en compañía de otros individuos de su especie. Por último la quinta libertad, garantiza que los animales no experimenten miedo ni estrés, porque se aseguran las condiciones necesarias para evitar el sufrimiento mental. Las gallinas criadas según la normativa ecológica además de cumplir con estas cinco libertades, corren y picotean libremente sobre un terreno en el que no hay abonos ni plaguicidas. Viven felizmente en un corral al aire libre comiendo exclusivamente pienso ecológico. De esa vida, estos huevos. Las gallinas son desconfiadas por naturaleza, de ahí la expresión cobarde como una gallina. Este comportamiento es un mecanismo de protección de la especie, de sus crías y de su hábitat. Las gallinas que crían nuestros productores amigos para enviaros huevos ecológicos son además libres y felices.

Para disfrutar de huevos sanos y sabrosos de forma habitual puedes apuntarte a recibir cajas de huevos ecológicos junto con tu cesta de Disfruta & Verdura. En tu área de cliente encontrarás cajas de media o una docena. Por el riesgo de rotura, sólo podemos servir huevos en las zonas donde tenemos transporte propio, Madrid, Barcelona, Bilbao y Tarragona. En el resto del país lo hemos intentado pero los huevos son un producto delicado y muchas veces llegan hechos una tortilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *