Han llegado las primeras Okras de la temporada al huerto de Disfruta & Verdura. A parte de trabajar para recuperar variedades autóctonas, también trabajamos para enriquecer nuestro listado de verduras y frutas. En la diversidad también encontramos la diversión.

Dependiendo del país se le llama de forma distinta: ocra, gombo, molondrón, quimbombó, bamia o quingombó… También se le llama “dedos de dama” por su curiosa forma alargada. Es conocida por sus frutos comestibles de semillas verdes. Esta planta ha sido cultivada desde hace siglos ya que pertenece a la misma familia de plantas como los Hibiscus y el cacao.  La okra es nativa de África y fue un alimento muy popular en Egipto en los tiempos de Cleopatra. Más tarde se extendió por el resto del mundo, principalmente en áfrica, india y centro américa. Hoy en día, la okra es una hortaliza muy popular en muchos países. Así es su plata:

Es una verdura sabrosa, muy versátil en la cocina y repleta de nutrientes. En primer lugar, es muy baja en calorías. No contiene ningún tipo de grasas saturadas y colesterol. Las okras son una buena fuente de fibra y minerales como el potasio, zinc, calcio, hierro y magnesio. También contiene proteínas, vitamina A, vitamina C, vitamina K, vitamina B9 y vitamina B6.

 

Las okras en la cocina son iguales que cualquier otra verdura. Tiene un sabor especial, parecido al de la berenjena. Antes de consumilar hay que limpiarla, aunque  no hace falta pelarla. Puedes disfrutarla de muchas formas distintas: hervida o al vapor, asada, salteada, adobada, fritas o en tempura, rellena (de queso está deliciosa), al wok, al horno… Puedes utilizarlo en sopas, guisos, salsas o en ensaldas.

 

Una receta fácil y muy buena es el pisto de okras. Estos són los pasos de su elaboración:

  1. Trocea varias vainas de okra, un pimiento rojo y una cebolla.
  2. Sofríe el pimiento y la cebolla con un chorro de aceite de oliva virgen extra. Cuando estén casi pochados, añade las okras. Se cuecen en 5 minutos.
  3. Añade medio kilo de pulpa de tomate y déjalo hacer otros 5 minutos y añade un poco de sal.
  4. Como cualquier otro pisto, lo puedes acompañar con un huevo frito y patatas.

 

¿Conoces las okras o las has probado alguna vez? ¡Enséñanos tus recetas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *